María Pagés y Paladio unirán en Segovia en el escenario el arte y la integración

La bailaora sevillana María Pagés.
La bailaora sevillana María Pagés. / Ricardo Otazo
  • La bailaora sevillana ofrece una actuación gratuita en Segovia el 3 de diciembre con todo su elenco y los componentes de la compañía segoviana

María Pagés y su compañía han bailado en los escenarios más importante del mundo, han mostrado la concepción personal del arte flamenco de la coreógrafa y han recibido el aplauso del público en recintos con cientos o miles de personas. Pero la sevillana tiene muy claro que «el arte y la cultura tienen implícito que son un servicio social», sin el que no tienen sentido porque «el arte es de las pocas cosas que ayudan a cultivar las emociones y sin la emoción, el ser humano no existe». Por eso, «por convicción», cada temporada sus giras tienen un momento dedicado a esa aportación emocional, a la integración de artistas de todo tipo. Por eso estará María Pagés el próximo jueves en Segovia, en el escenario de Teatro Paladio y con los actores de esta compañía (bailarines para la ocasión), con un montaje inédito y en el que «compartimos el mismo espacio de igual a igual y participamos de la misma emoción».

Emoción, sobre todo, aunque «lo interesante es el proceso», declaró ayer la artista, Premio Nacional de Danza y Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, que hizo un viaje relámpago a Segovia para presentar en el Ayuntamiento esta iniciativa inédita, el proyecto «social» ‘No dejes que termine el día’.

El título es el primer verso del poema ‘No te detengas’ del poeta americano Walt Whitman, que inspira la obra, una performance sobre la capacidad de expresarse del ser humano, un proyecto «con vocación integradora» que le da sentido al trabajo de «eliminar las líneas que separan el yo, el tú, el nosotros y el vosotros», comentó Pagés. En el escenario estarán la coreógrafa, siete bailaores y cinco músicos de su compañía junto a diez actores de la compañía Paladio Arte que dirige Marta Cantero.

La sevillana coincidió en Madrid (donde trabaja en el Centro de Recuperación de Mujeres Maltratadas) con la concejala de Cultura, Marifé Santiago, y esta le habló del trabajo de Paladio y de su conexión con el que ella realiza; luego fue fácil que Pagés y Cantero decidieran colaborar y comenzaran los ensayos. La bailaora sevillana ya había decidido antes que este año tenía que «abrir el telón» y unir en un mismo escenario a los bailarines de su compañía con otras personas que tienen la misma necesidad de expresarse.

Diversidad e igualdad

Tiene además Pagés los conceptos muy claros. Uno, que siempre intenta «transmitir emoción y que algo cambie en el público, que se vayan con una reflexión»; otro, que «la diversidad nos hace iguales». Y en este proyecto, recalcó, el mensaje es de integración.

Para la directora segoviana esta representación única es «un maravilloso regalo del Ayuntamiento» para alguien que, como ella, lleva veinte años trabajando este concepto de la diversidad funcional. Más aún porque opina que «si todas las ciudades hicieran lo mismo, el trabajo artístico estaría a la vista». Aludía Cantero a los componentes de Paladio y a cualquier otro artista con diversidad funcional, porque considera que trabajar con María Pagés, dejar entrar en la casa de Paladio profesionales que se incorporan a un trabajo conjunto «es normalizar, quitar barreras que son la mayoría de las veces más mentales que físicas», pues el arte no es otra cosa que «la capacidad de transmitir emociones». Y además, subrayó, «es patrimonio de todos».

Discriminación positiva

El proyecto es, por otra parte, fruto de la colaboración del Ayuntamiento con Paladio Arte y un paso más en el proceso iniciado por el equipo de gobierno para hacer de la ciudad un escenario de «una cultura habitada sin barreras», como subrayaron Marifé Santiago y la alcaldesa Clara Luquero. Es una forma también de discriminación positiva porque «la integración no es una meta sino un camino a la manera de entender la convivencia», declaró la concejala. Una etapa más, dijo Luquero, en el proceso de «romper barreras desde la cultura».

María Pagés se enamoró del proyecto cuando habló con Marifé y con Marta. El público que recoja las invitaciones en el Centro de Recepción de Visitantes del Azoguejo (son gratuitas y limitadas al aforo de Teatro Paladio) podrá ver el 3 de diciembre (Día Internacional de las Personas con Discapacidad) el ensayo, o bien la representación de ‘No dejes que termine el día’. E igual que sigue este verso del poema de Whitman, habrá «crecido un poco».