«El envejecimiento y la depoblación son dos debilidades de la comarca»

Mayte Ferreiro Suárez, durante la entrevista.
Mayte Ferreiro Suárez, durante la entrevista. / Mónica Rico
  • Mayte Ferreiro Suárez, gerente de Honorse Tierra de Pinares, espera que la asociación pueda gestionar un nuevo programa de ayudas europeas tras haber creado 483 puestos de trabajo

La Tierra de Pinares segoviana es un extenso territorio, con más de 1.700 kilómetros cuadrados y más de 30.000 habitantes, que habitan en 72 núcleos de población organizados en 49 municipios. Esta comarca es el área de actuación de la Asociación Honorse Tierra de Pinares, un Grupo de Acción Local que pretende unir el apoyo de todos los agentes de la zona para estimular y lograr el desarrollo de la zona. Tras haber gestionado ya tres programas de ayudas europeas, se encuentra ahora a la espera de conocer si continuará con su trabajo en el próximo período 2015-2020. Su gerente, Mayte Ferreiro, da las claves sobre la nueva programación comunitaria y nos descubre un poco más el trabajo de la agrupación.

¿Hace cuánto tiempo que el grupo lleva trabajando en la gestión y desarrollo de la comarca a través de programas de desarrollo comunitarios?

La asociación se crea en el año 1994 y comienza a trabajar en 1996, una vez que ha sido seleccionada por la Junta de Castilla y León como Grupo de Acción Local para gestionar el programa Proder, una serie de fondos europeos que la administración decide descentralizar para que su gestión se lleve a cabo por la propia población. Desde 1996 hasta 2015 hemos gestionado tres programas Proder y Leader, que aunque el nombre es diferente la filosofía es la misma, las medidas en las que se han trabajado son las mismas, aunque los objetivos han sido distintos y los resultados también distintos.

¿Cuántos proyectos se han desarrollado en la comarca a través de estos programas y cuántos empleos se han creado?

Se ha conseguido apoyar 285 proyectos, gracias a los más de 32 millones de euros invertidos, de los que 14,5 han llegado de fondos públicos. Se han creado 71 empresas, la mayoría de ellas por mujeres y jóvenes. En cuanto al empleo creado han sido 483 puestos de trabajo, mayoritario entre jóvenes y mujeres. Se han creado 371 plazas de alojamientos turísticos y hemos conseguido impulsar 38 proyectos comarcales, dirigidos a varios municipios.

Uno de los proyectos comarcales en los que más se ha trabajado en los últimos años es la puesta en marcha de la Marca de Calidad Territorial Mar de Pinares, ¿se continuará en ese sentido en la nueva programación?

Ha sido un proyecto tan interesante y que todavía le vemos tantas posibilidades que al final ha sido lo que nos ha permitido diseñar la estrategia, es el eje transversal de nuestra estrategia. Nos ha permitido trabajar muy directamente con las empresas, implicarles en la estrategia de desarrollo y entendemos que es importante que puedan implantar en la gestión otra forma de hacer las cosas, ligándolas al territorio. Es un proyecto que da muchas posibilidades para que haya cooperación entre las empresas y busquen ese valor añadido y esa sinergia.

«Muchas potencialidades»

En el nuevo período 2015-2020, ¿qué retos se plantean desde Honorse Tierra de Pinares para la comarca?

Planteamos cubrir las deficiencias y debilidades que hemos detectado en la comarca a lo largo de todo el diagnóstico que hemos desarrollado y sobre todo aprovechando los recursos y potencialidades que hemos descubierto que tenemos, que son muchas.

¿Cómo se ha analizado la situación de la comarca para poner en marcha el nuevo proyecto?

Después de todo un proceso de participación social que iniciamos en septiembre de 2014 y que finalizamos en febrero de este año, hemos contado con muchas aportaciones; son más de 100 personas las que han participado en este proceso, que nos han dado una visión muy real y muy práctica de lo que tenemos en la comarca, y tenemos un listado de más de cien proyectos posibles, algunos muy generales, otros muy concretos, muy reales, pero todos ellos muy adaptados a la realidad de la comarca.

¿Cuáles son los objetivos marcados para la nueva programación?

Nosotros nos hemos marcado como objetivo general conseguir un desarrollo sostenible de la comarca, es decir, utilizando los recursos que tenemos intentar utilizarlos de la mejor manera posible, de una manera sostenible, para conseguir un mayor emprendimiento en la comarca, que genere empleo, riqueza, calidad de vida, y que al final se mantenga la población, porque hemos visto que ha habido un progresivo descenso de la población, aunque no hemos sido de las comarcas que más ha sufrido en esta variable.

Cinco líneas de trabajo

¿Cuáles serán las líneas de trabajo principales?

Nos hemos marcado una estrategia en la que nos planteamos como ejes estratégicos cinco, que son: calidad de vida, capital humano, entorno económico, imagen y conciencia de comarca y conectividad. Calidad de vida teniendo en cuenta el grado de bienestar de los ciudadanos, valorando la riqueza económica, pero también la accesibilidad a los servicios, infraestructuras y equipamientos de todo tipo. El segundo eje se basa en las personas, en trabajar sobre ellas y centrarnos especialmente en los colectivos más desfavorecidos, que serían los jóvenes, las mujeres, las personas con discapacidad y los inmigrantes. Queremos que las personas del territorio se impliquen en el desarrollo de la comarca. También queremos mejorar el entorno económico, lo que pasa por mejorar el tejido empresarial. Además queremos centrarnos mucho en que la propia población tenga una conciencia de comarca y se implique en su desarrollo y de cara al exterior potenciar esa imagen para lograr atraer nuevas inversiones. Por último, en la conectividad, trataremos de dotar a la comarca de unas infraestructuras que hagan rentable la vida en el medio rural.

Expositor de Honorse Tierra de Pinares, instalado hace unos meses en el centro Luz de Castilla de la capital segoviana.

Expositor de Honorse Tierra de Pinares, instalado hace unos meses en el centro Luz de Castilla de la capital segoviana. / El Norte

La estrategia cuenta además con unos ejes transversales.

Todos los proyectos que queremos que se potencien o se pongan en marcha tienen que cumplir con la función social, con una responsabilidad social, es decir, priorizar en los colectivos desfavorecidos o contribuir a mejorar la calidad de vida en la comarca o basados en la cooperación y el asociacionismo. Además, tienen que cumplir con una responsabilidad ambiental y tienen que ser proyectos o actividades que sean responsables económicamente. Estos tres ejes transversales hacen que los proyectos cumplan con los parámetros de la Marca de Calidad Mar de Pinares, que ha sido en parte el proyecto estrella del programa anterior y que entendemos debe ser el eje en torno al cual se articulen las iniciativas.

Para elaborar el nuevo proyecto se realizó un diagnóstico de la comarca ¿cómo fue el proceso?

La verdad es que tenemos un diagnóstico bastante rico en cuanto hemos usado datos estadísticos que nos vienen a marcar datos cuantitativos, pero es muy rico porque ha habido muchas aportaciones de la propia población. Hicimos un plan de participación en el que realizamos talleres con agentes sociales, con empresas, ayuntamientos, pero también encuestas a los ayuntamientos, entrevistas de enfoque a cinco personas que entendimos que tenían una visión global por su puesto de trabajo, experiencia y conocimiento.

¿Qué debilidades se detectaron?

Debilidades que puede tener son las típicas del medio rural: ha habido un descenso de la población, hay un envejecimiento porque ha habido un éxodo importante de los jóvenes y tenemos mucho porcentaje de población dependiente. En cuanto a la actividad económica, existe un alto índice de desempleo que afecta por igual a hombres y mujeres, pero en su mayoría son mujeres jóvenes y hombres a partir de los 45 años. Tenemos también un tamaño muy reducido de las empresas lo que impide a veces que sean suficientemente competitivas. En el sector primario, muy importante en la comarca, queda mucho en cuanto a transformación, de cara a que al final se cree más valor añadido, más riqueza y empleo. El secundario, desde 2007, ha habido una gran crisis que ha afectado bastante al cierre de pequeñas empresas sobre todo y al crecimiento del tejido empresarial. Sin embargo, podemos decir que tenemos una actividad agroindustrial que es la que ha mantenido bastante el empleo y la economía en nuestra comarca, por eso estamos mejor comparativamente con otras zonas. En el sector terciario ha habido un desarrollo de la oferta de establecimientos turísticos, pero un bajo índice de la actividad comercial.

¿Y en infraestructuras?

En cuanto a infraestructuras y equipamientos, la Autovía de Pinares es una fortaleza que tenemos porque ha sido el eje vertebrador de la comarca, pero todavía faltan servicios de transporte que unan algunos municipios de la comarca, sobre todo en el este y en la zona del Carracillo. Hay poca implantación de la tecnología de la información y la comunicación. La inexistencia de un hospital de la comarca también es una carencia importante.

Los puntos fuertes

¿Con qué fortalezas cuenta la comarca?

Destaca un importante desarrollo en los últimos años, especialmente en la zona del Carracillo y en el desarrollo rural en general, sobresaliendo un crecimiento agroalimentario importante. Así, dentro de los principales activos y recursos que tiene la comarca, de forma unánime, se ha destacado El Carracillo, la transformación agroalimentaria, la producción ganadera y los productos finales que se obtienen, la producción micológica, las industrias hortícolas, que tienen gran capacidad de crear empleo. Destacan también el ajo de Vallelado como un recurso importante, la agricultura ecológica, el pinar y los recursos forestales, el vino de Valtiendas, la amplia oferta turística que se ha creado y que además es de calidad, el importante patrimonio que tenemos, el recurso paisajístico, el recurso ambiental, la posición de la comarca, la autovía, el capital humano y la calidad de vida en el medio rural.

A través de ese diagnóstico y de las entrevistas, ¿cómo se ve la comarca en los próximos años?

Ven una comarca envejecida si no se pone remedio, aunque no despoblada. Ligada al motor de desarrollo de la industria agroalimentaria y con grandes posibilidades de desarrollo gracias también al turismo.