La lluvia no pudo arruinar la fiesta en Navas de Oro

Grupos de jóvenes se divierten durante uno de los desfiles por las calles de la localidad.
Grupos de jóvenes se divierten durante uno de los desfiles por las calles de la localidad. / Fernando de la Calle
  • La imagen del santo fue introducida en la planta baja del Ayuntamiento ante la intensidad del aguacero, y el encierro ecológico se suspendió

Las fiestas de San Antonio en Navas de Oro han tocado a su fin. Unas fiestas vividas intensamente por la mayoría de los pegueros y en las que la lluvia se convirtió también en incómoda invitada en la mayor parte de los festejos. De hecho, hasta la imagen de San Antonio tuvo que salir cubierta por un plástico durante la procesión. Al aumentar la intensidad del aguacero, según avanzaba el desfile, no quedó más remedio que introducir al santo en la planta baja del Ayuntamiento.

Pese a ello, la afluencia masiva de vecinos tanto a la procesión como al resto de actos festivos ha sido más que notable. Un año más, las orquestas contratadas han destacado dentro del programa, con gran aceptación por parte del público. «La procesión ha durado muchísimo, casi hasta las nueve, la gente ha bailado mucho y en las verbenas lo mismo», señala un vecino de Navas de Oro.

Y es que ni la lluvia ha impedido a los pegueros y visitantes disfrutar de las fiestas, que se han desarrollado sin ningún incidente. «Estábamos preocupados, porque como organizadores queríamos que saliera todo bien, y por eso nos hemos implicado muchísimo, aunque supiera que no iba a terminar las fiestas como alcaldesa», explicó Carmen Pinela, anterior regidora.

Ayer domingo tuvo que suspender el encierro ecológico por la lluvia, aunque está previsto que se celebre otro día, quizás en la festividad de Santiago Apóstol, fecha para la que todavía se desconoce si la nueva Corporación mantendrá el encierro campero.