El festival andaluz Parapandafolk, referente de la música tradicional

Los representantes granadinos recogen el premio.
Los representantes granadinos recogen el premio. / Antonio Tanarro
  • Los organizadores de la cita que se celebra en Íllora (Granada) recogen el premio Agapito Marazuela

La alcaldesa de Íllora (Granada), Sara Isabel Jiménez Vega, abogó ayer en Segovia por la continuidad del festival Parapandafolk, que anualmente se celebra en ese municipio andaluz, y se mostró convencida de su continuidad, cuando alcanza ya su vigésimo quinta edición, informa Efe.

Momentos antes de recibir el 29º Premio Europeo de Folclore en memoria de Agapito Marazuela, durante un acto celebrado en la antigua Universidad Popular de Segovia , Jiménez Vega señaló que este reconocimiento supone «un orgullo y una alegría enorme porque se trata del premio más prestigioso en torno al folclore en Europa».

Del festival, que se celebra en Íllora cada última semana de julio, su alcaldesa lo considera como un referente que acoge no solo a artista de Andalucía y España, sino de diferentes países, y atrae la presencia de cientos de aficionados a este género y visitantes.

La singularidad del festival Parapandafolk, uno de los pocos que se celebran en Andalucía desde una óptica global, y que dedica también una jornada al flamenco, le ha hecho merecedor del Premio Europeo de Folclore en memoria de Agapito Marazuela, intérprete e investigador y autor del ‘Cancionero Castellano’. El presidente de la Ronda Segoviana, Carmelo Gozalo, entregó un busto de Marazuela a la alcaldesa de Íllora, que estuvo acompañada por su concejal de cultura, Francisco Jiménez.

«Un orgullo»

Por su parte, Antonio Caba, director del Parapandafolk, mostró «un orgullo muy grande, porque es el premio de mayor prestigio a nivel nacional y supone un reconocimiento que visualiza la grandeza de la música tradicional». Tras subrayar que el encuentro de Íllora es el único que da al flamenco un tratamiento como música tradicional, «como lo que es», Caba abogó por poder mantenerlo otras veinticinco ediciones más, aunque ahora desconocen el presupuesto de la próxima.

Con una gestión pública, las bodas de plata se celebrarán dando un repaso a estos cinco lustros y retomando parte de los contenidos de la primera etapa en la que dominaba el flamenco en un noventa por ciento y también se exhibían danzas y bailes populares

Caba dijo que la música folk en España «tiene buena salud en cuanto a número y cantidad de grupos y gente vinculada a ella, otra cosa es la poca difusión que le dan los medios, frente a otras músicas que nos ganan la partida por ser más comerciales y populistas». Además, estimó que alrededor de la música tradicional «hay una industria potente de festivales, medios de comunicación, sobre todo minoritarios y online, y profesiones y oficios como el de luthier». En cuanto a la investigación, el director de Parapandafolk reconoció que existe un patrimonio oral y musical bien custodiado, preservado y digitalizado, aunque «hay que sacarlo a la calle, que se contagie y crezca; al pueblo hay que darle lo que es suyo y la música tradicional debe estar en la calle».