La huella romana de Duratón

Santiago Martínez Caballero, durante una exposición de sus investigaciones.
Santiago Martínez Caballero, durante una exposición de sus investigaciones. / Rosa Blanco-Ical
  • El arqueólogo Santiago Martínez acerca en un libro titulado ‘Confloenta’ la historia de la antigua ciudad romana

El salón de plenos de la Diputación Provincial acoge hoy, a las 19:00 horas la presentación del libro ‘Confloenta. La ciudad romana del Duratón’, del que es autor el arqueólogo y actual director del Museo Provincial, Santiago Martínez Caballero.

La publicación constituye una aproximación al conocimiento actual que se tiene de esa ciudad romana de Duratón, la Confloenta de las fuentes clásicas, recogiendo los resultados de las investigaciones que se han desarrollado en el lugar por Santiago Martínez Caballero en los últimos años, que ha contado con la participación de profesionales de la Universidad Complutense de Madrid y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Para ello se desarrollaron excavaciones y prospecciones arqueológicas en el yacimiento de Los Mercados, junto a Duratón, pedanía de Sepúlveda, apoyados por trabajos complementarios de análisis del territorio, caracterizaciones de materiales y estudios epigráficos y numismáticos, con el apoyo de la Junta de Castilla y León, la Diputación de Segovia, el Ayuntamiento de Sepúlveda y la entonces Caja Segovia.

La obra recoge en su primera parte la historia de las investigaciones en Duratón, muy restringidas, ya que solo se han realizado en 1795, los años 1940 y los años 2000. Cabe destacar que en el libro se publican por primera vez documentos inéditos del Archivo Histórico Nacional y del Archivo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, sobre el origen, preparación y desarrollo de las primeras excavaciones en Duratón, bajo la dirección del arquitecto real de Juan de Villanueva, con el beneplácito de Carlos III, gracias a la intervención del ministro de Estado Manuel Godoy. Varias cartas de todas estas personalidades se recogen en el libro, al igual que las de los promotores locales de la investigación, de Sepúlveda y Duratón, Martín Sedeño y Cristóbal Ruiz, que consiguieron llamar la atención de la Corte.

El siguiente bloque del libro ofrece el desarrollo de la ciudad desde la conquista romana del área celtibérica de Sepúlveda y la fundación de Confloenta en el siglo I a.C., como resultado de la política de reordenación territorial aplicada por Roma, que deparó el traslado de la población de la ciudad arévaca de Sepúlveda a la nueva fundación de Duratón. Se ofrece un análisis de la evolución histórica de la ciudad. Posteriormente la ciudad se convierte en municipio romano, lo que la dotó de una administración local autónoma.

Como preámbulo al desarrollo histórico de la Duratón romana, se parte de un breve análisis de la historia del propio paisaje de Duratón, Confloenta antes de Confloenta, presentado gracias a la colaboración puntual del geólogo Andrés Díaz Herrero, del Instituto Geológico Minero, y otros investigadores.