El disco ‘El récord de Machado’ sigue a la espera de la licencia de la SGAE

Los organizadores Borja Bermúdez-Cañete y Daniel Núñez (arriba en el centro), el 23 de febrero de 2014, con un grupo de colaboradores al finalizar en el Conservatorio las grabaciones de 24 horas para el disco de Antonio Machado. A, Tanarro
Los organizadores Borja Bermúdez-Cañete y Daniel Núñez (arriba en el centro), el 23 de febrero de 2014, con un grupo de colaboradores al finalizar en el Conservatorio las grabaciones de 24 horas para el disco de Antonio Machado. A, Tanarro
  • cultura

  • Un año después de la grabación que duró 25 horas, los promotores no han logrado la autorización de los herederos del poeta

Lo grabaron hace un año y el trabajo de edición terminó hace meses, pero el disco no ha salido. ‘El récord de Machado’ contó con más de cien músicos y 18 grupos que pusieron voz, instrumentos y acordes a los poemas del poeta para conmemorar el 75 aniversario de su muerte en una sesión de 25 horas para grabarlo. La iniciativa del colectivo Somos Música, Somos Diversidad fue dirigida por Daniel Núñez y Borja Bermudez-Cañete, que emplearon muchas más horas antes y después de reunir a los músicos y a otros cien voluntarios en el Conservatorio de Segovia para terminar la edición. El disco está hecho. Solo falta encargar a la fábrica que haga las copias. Pero aún no pueden hacerlo: carecen de la autorización de reproducción mecánica.

En junio del año pasado presentaron el trabajo en los jardines de San Juan de los Caballeros, tras haber finalizado la ‘masterización’ de las grabaciones en un estudio. La Sociedad General de Autores de España (SGAE), en la que confiaron para tramitar todos los permisos, no les ha concedido la licencia de reproducción y distribución porque no ha podido localizar a los herederos de Antonio Machado.

Los promotores tienen otros proyectos, pero no olvidan este y siguen trabajando. «Es un caso peculiar. Nos dijeron en la SGAE que no había inconveniente para darnos la autorización, pero si en el resto del mundo los derechos de autor terminan a los 70 años, en España es a los 75, y a los 80 años en casos excepcionales. Y Machado es una de esas excepciones», apunta Daniel Núñez.

Daniel y Borja no sabían «las barreras que se iban a interponer en nuestro camino» cuando finalizaron las grabaciones. Esperaban presentarlo hace meses, «y ahora hemos ido para atrás, volvemos donde estábamos hace seis meses», apunta Núñez. Tienen la carátula del cedé en la imprenta, la fábrica y la distribuidora contratadas y cerrada la financiación, y estiman que «en cuanto tengamos la autorización tardaremos una o dos semanas en poner el disco en circulación». Pero no saben cuándo podrán empezar a contar ese último plazo.

Un trámite

En la SGAE, advierte Núñez, le dijeron que el papeleo para tener la licencia de reproducción era «un mero trámite sin complicaciones». Pero pasaron los meses y descubrieron que «de repente el gestor de los derechos de Antonio Machado dejó de dar señales de vida. Nos informaron de que se tramitaría un cambio de gestor y que con él nos darían una respuesta en breve, así que le dimos ese toque de fe al asunto y esperamos». En vano. Un mes después volvieron a contactar con la SGAE para que revisara el expediente y remitiese la petición a los herederos del escritor. No hubo respuesta.

También intentaron localizar a los herederos de Machado por su cuenta «para comunicarles el proyecto, haciendo patente la pureza y la ilusión que abanderaban este trabajo… pero seguimos sin recibir respuesta». Hace poco, responsables de la SGAE, «que no se ocupa de nada», les han dicho «que es posible que realicen otro cambio de gestor para los derechos de Machado, asegurando además que el problema no es sólo nuestro CD, sino que hay una pila de trabajos de otros artistas sobre la obra de Machado sin firmar. Nos dicen que los autores o los gestores de sus derechos no tienen un plazo para contestar».

No les queda otra que esperar. Pero ahora no será un tiempo en calma. Han decidido contactar con una abogada para estudiar posibles alternativas. En un mes, a finales de marzo, esperan tener una decisión tomada porque «tenemos previstas varias cosas para mantener vivo el proyecto». Intentarán de nuevo contactar con los herederos del poeta por su cuenta, invitarles a comer en Segovia para explicarles el proyecto porque hasta ahora no han conseguido hablar con ellos ni saber cómo localizarles.

Piensan en entrevistas con los voluntarios y técnicos de la UVA que colaboraron, en una recogida de firmas para que «no decaiga el proyecto». Lo de menos es lograr el récord Guinnes por grabar un disco con más de cien músicos en 25 horas (tiene que estar publicado) o terminar el documental con todo el proceso para mostrar todo el trabajo que hay detrás. «Lo que importa es sacar el disco».