Puente colgante en la Senda de los Pescadores
Puente colgante en la Senda de los Pescadores / M. Rico

La Tierra de Pinares: toda una comarca por descubrir

  • La asociación Honorse reanuda en febrero los recorridos a pie para dar a conocer el rico patrimonio cultural y natural de la zona

La Tierra de Pinares Segoviana es un amplio territorio natural con un rico patrimonio histórico, cultural y medio ambiental en ocasiones desconocido incluso para los propios vecinos. Con el fin de dar a conocer todas estas riquezas, la Asociación Honorse Tierra de Pinares trabaja desde hace varios años tratando de promocionar y fomentar tanto el sentimiento de comarca entre los propios vecinos como el conocimiento de la misma entre los miles de visitantes que cada año se acercan a estas tierras.

Pero es desde el otoño de 2013 cuando el impulso cobra más fuerza, mediante el desarrollo de un proyecto de Organización y Promoción de la Oferta Turística de la comarca Tierra de Pinares, para lo cual se han creado cuatro grandes rutas turísticas distribuidas a lo largo de su territorio y basadas en una temática concreta, en las que se aprovechan algunos de los recursos existentes junto a algunas sendas y señalizaciones creadas con anterioridad a través de otras iniciativas turísticas.

Las rutas concretas son Entre las Aguas del Pirón y el Carracillo; la Ruta Mirando al Mar; la Ruta de la Miera; y la Ruta del Vino. Cada una de estas propuestas se ha adaptado a una estación concreta del año para su visita más completa, como son otoño, invierno, primavera y verano. De forma paralela a su puesta en marcha, se han realizado distintos actos de comunicación y promoción dirigidos en una primera instancia a los empresarios del sector turístico de la comarca, y en una segunda al público en general. En ambos casos han gozado de buena aceptación, por lo que se ha organizado para su desarrollo la puesta en marcha de nuevos recorridos por cada una de las rutas turísticas creadas, dando prioridad a aquellos senderos señalizados y acondicionados en el pasado por distintas administraciones públicas o privadas. Además, en los próximos meses, la iniciativa se extenderá también a los escolares de la comarca.

Para las visitas del público general se han seleccionado recorridos con una longitud media de entre diez y doce kilómetros, con dificultades moderadas o fáciles, con el fin de que las pueda realizar todo tipo de público, incluyendo niños y grupos familiares. En el transcurso de la ruta se explicará a los asistentes los valores naturales de la zona, así como su flora y fauna. Para ello, desde Honorse Tierra de Pinares pondrán a disposición de los asistentes guías de campo, prismáticos y telescopio, si fuera necesario.

Junto a la riqueza natural y medioambiental de la comarca Tierra de Pinares, en cada uno de los recorridos, los asistentes tendrán la oportunidad también de conocer iniciativas empresariales y sociales de interés que están ubicadas en la comarca. En todo momento los recorridos estarán guiados por monitores especializados. Los grupos no podrán superar los 25 participantes.

Esta nueva edición de las visitas comenzó el pasado 30 de noviembre, dando a conocer la Ruta Entre las Aguas del Pirón y el Carracillo, a través de la iniciativa que daba a conocer la zona del Carracillo entre el pinar de Gallegos y el río Malucas.

La próxima cita será el sábado 14 de febrero, y en esta ocasión se centrará en la ruta de invierno Mirando al Mar. En esa jornada se visitará la Senda de los Páramos de Cuéllar, cuyo recorrido se inicia en Moraleja de Cuéllar y, atravesando los páramos calizos, se llegará a Lovingos, donde se visitará el Torreón de Santa María, un faro sobre el mar de pinos. Desde aquí se continuará hasta Dehesa para subir a Tirontillana, uno de los mejores miradores de la zona, y desde allí de nuevo a Moraleja. Esta ruta es especialmente interesante para la observación de las aves del páramo y de algunas rapaces como el cernícalo o el águila real.

La siguiente cita será el domingo 8 de marzo con la realización de la Senda de San Cebrián, también incluida en esta ruta de invierno Mirando al Mar. En esta ocasión los visitantes partirán de Zarzuela del Pinar, desde donde atravesarán el pinar hasta subir a las ruinas de la ermita románica de San Cebrián, desde el que contemplar el mar de pinares en toda su extensión, ya que este mirador se encuentra inmerso en la mancha boscosa de pino negral de la comarca. Además el páramo de Cuéllar actuará como telón de fondo.

La miera, en primavera

Con la llegada de la primavera, Honorse propone la realización de distintos recorridos por los que atravesar los ecosistemas más singulares de la comarca y al mismo tiempo descubrir el mundo de la miera y la resinación. El primero de ellos se realizará el sábado 11 de abril, a través de la Senda de los Pescadores, un recorrido que discurre junto al río Cega, entre puentes y pasarelas de madera que permiten caminar junto a la ribera en uno de los enclaves botánicos más sorprendentes de la provincia, con especies como avellanos, abedules o pinos silvestres. El camino de regreso se realiza por un pinar en resinación, en el que poder observar las distintas etapas del proceso de obtención de la miera.

La siguiente cita será el domingo 26 de abril, y en este caso los interesados realizarán la Senda de Puente a Puente, incluida en la ruta Entre las Aguas del Pirón y el Carracillo. En ella se recorrerá un pinar de pino resinero y piñonero en el entorno del río Pirón. En el trayecto se podrán conocer las diferencias entre ambas especies de árboles y la fauna más habitual del pinar. En el trayecto se atraviesan también algunos campos de cultivo de hortalizas. Se concluye en la iglesia parroquial de Samboal, uno de los mejores ejemplos del románico de ladrillo de la comarca.

Para el mes de mayo, en concreto el sábado día 16, Honorse propone la realización de la Senda de las Lagunas de Lastras de Cuéllar y Hontalbilla, incluida en la ruta de la miera. En la misma se podrá conocer una de las fábricas de resina más antiguas de la provincia, además de la laguna de la Tenca, en proceso de desecación. La visita también ofrece conocer otras lagunas, como la de Lucía y del Carrizal, permanentes, y observar la riqueza ornitológica de estos ecosistemas.

También en mayo, el domingo 31, los interesados podrán realizar la senda Las Madres del Botijas, incluida dentro de la ruta del vino y preparada para su disfrute en verano. Este itinerario comienza en Cuevas de Provanco, desde donde se atravesará un quejigal para acercarse hasta las madres del río Botijas, un paraje en el que el agua emerge de la roca entre juncos y carrizos. La senda continuará aguas abajo hasta un cruce y ascender nuevamente entre los viñedos y poder contemplar una de las vistas más sorprendentes del valle.

El calendario previsto para este año concluye el sábado 13 de junio por una ruta que hará que el visitante conozca las Hoces del Duratón. Este recorrido se inicia en la cola del embalse de las Vencías, en un puente de piedra que cruza dicho río. Junto al mismo se conocerá el Molino del Duratón, una antigua fábrica de harinas hoy restaurada y convertida en Centro de Turismo Rural. La senda continúa entre las peñas para coronar el páramo, disfrutando de las vistas del profundo cañón, mientras el público avanzará pudiendo conocer, en el otro margen, las ruinas de los ‘Sanpedros’ y los ‘Sanmartines’. Una antigua construcción medieval, tomillos, lavandas e incluso algún buitre leonado acompañarán al visitante hasta la Peña del Águila, un impresionante mirador sobre el Duratón.

Los interesados en realizar cualquiera de las rutas u obtener más información sobre las mismas, pueden realizar su inscripción o ponerse en contacto con los técnicos de Honorse Tierra de Pinares, a través del teléfono 921 14 34 22. También se puede acudir en persona a su sede, situada en la antigua Casa del Secretario de Cuéllar, en la calle Trinidad. El apartado de correos es el 151.