El 'clan de las bosnias', las carteristas más activas del Metro de Madrid, vuelve a actuar en Segovia

Un policía toma nota de la denuncia de unas turistas orientales, en plena Calle Real de Segovia tras ser robadas por unos carteristas.
Un policía toma nota de la denuncia de unas turistas orientales, en plena Calle Real de Segovia tras ser robadas por unos carteristas. / Antonio de Torre
  • La Policía Nacional ha detenido esta semana a dos mujeres, a una de ellas cuando se bajaba del autobús que hace la ruta Segovia-Madrid, como presuntas autoras de robos en la ciudad

La Policía Nacional ha detenido esta semana a dos mujeres, integrantes del conocido como ‘clan de las bosnias’, como presuntas autoras de robos en la ciudad de Segovia.

Las dos mujeres, que se habían trasladado desde Madrid, sustrajeron a una ciudadana china dinero que llevaba en el bolso. Fueron sorprendidas por la Policía Nacional en ese mismo momento, por lo que una fue detenida y se recuperó el montante total sustraído. La otra consiguió huir, aunque, gracias a la estrecha colaboración de la Comisaría de Segovia con la de Moncloa (Madrid), se le pudo detener cuando bajaba del autobús que realiza la ruta Segovia-Madrid.

Con posteridad, los agentes pudieron saber que estas dos mujeres habían sido las presuntas autoras de otros dos hurtos a turistas que estaban visitando la ciudad, que habían sido denunciados.

Estas detenciones son fruto de la labor constante que realiza la Policía Nacional para evitar robos al descuido, una tarea que se intensifica en las fechas en las que hay una mayor afluencia de visitantes.

Por otra parte, la Policía Nacional quiere destacar un novedoso ‘modus operandi’ por el que se han perpetrado ya varios hurtos. En este caso las víctimas son personas de avanzada edad y no necesariamente turistas. Dicha modalidad delictiva consiste en que una o dos mujeres jóvenes, presuntamente extrajeras, se dirigen a una persona mayor (generalmente mujeres) diciéndoles que son parientes de una tercera persona (ficticia), que es íntima amiga de la víctima.

Con la excusa de darla un abrazo y dos besos de parte de su ‘amiga’, le quitan la cadena o cordón de oro que lleva en el cuello, sin que la víctima se dé cuenta de esta maniobra.

Otra modalidad de ese tipo de hurtos consiste en que estas jóvenes paran a un hombre de avanzada edad y, con la excusa de ofrecerle algún tipo de favor sexual, se acercan a él lo suficiente para sustraerle el reloj, la cartera,... sin que la víctima se percate de lo que realmente sucede.