Los votos estudiantiles serán decisivos en la definitiva elección rectoral del día 30

Los profesores ejercieron su derecho al sufragio el pasado lunes en el Aula Salinas del Edificio Histórico./MANUEL LAYA
Los profesores ejercieron su derecho al sufragio el pasado lunes en el Aula Salinas del Edificio Histórico. / MANUEL LAYA

Serrano deja libertad de voto a sus partidarios ante el dilema de escoger entre Rivero o Corchado

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Las espaldas siguen en alto y no hay  absolutamente nada decidido en el apasionante proceso electoral para escoger al futuro rector de la Universidad de Salamanca. Ésta es la principal impresión que se respiraba ayer entre los diferentes estamentos de la comunidad universitaria, después de que en la primera votación, celebrada este pasado lunes, el catedrático de Derecho Administrativo, Ricardo Rivero, se impusiera en las urnas con una sustancial y llamativa diferencia de seis puntos sobre su contrincante electoral directo, como es el catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial, Juan Manuel Corchado. Rivero concitó en su favor el 37% del voto ponderado, frente al 31% cosechado por Corchado.

La incógnita sigue sin despejarse a pesar del resultado de la primera vuelta, sobre todo después de que la catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, María Ángeles Serrano, quien ha quedado finalmente excluida de la refriega electoral al haber obtenido el lunes únicamente el 27% del voto ponderado, anunciara ayer que dejaba plena libertad de acción a los miembros de su candidatura y a las personas que la votaron, a la hora de pronunciarse sobre sus predilecciones en la decisiva votación del próximo día 30, donde Rivero y Corchado se disputarán el sillón rectoral. Serrano puntualizó, a través de su portavoz, que «continuamos respetando la libertad de voto y de decisión de la comunidad universitaria».

Las especulaciones tras el anuncio de Serrano se han disparado. Mientras que en algunos círculos se da por sentado que la mayor parte de los profesores que votaron a Serrano optarán en la segunda vuelta por Corchado, en otras filas se augura que habrá una fuga de sufragios concentrándose en Ricardo Rivero.

Sin duda alguna, el factor que puede inclinar la balanza en uno u otro sentido es el voto de los estudiantes. Este pasado lunes votó el 25% del censo electoral de los alumnos de grado, concretamente 5.321, un cifra récord en la historia de las elecciones universitarias, especialmente si se tiene en cuenta que hace cuatro años, con motivo de la reelección de Ruipérez en 2013, solo ejerció su derecho al sufragio el 3% del censo.

De hecho, el voto estudiantil catapultó a Rivero en su triunfo electoral del lunes, dado que acumuló 2.369 papeletas a su favor frente a los 1.167 votos emitidos en favor de la opción de Corchado. De ahí que la estrategia de Juan Manuel Corchado en los días venideros se centre en intentar movilizar a su favor al alumnado de grado, que supone el 21% del voto ponderado. Precisamente, en la tarde de ayer Corchado y los miembros de su equipo celebraron una reunión de trabajo para perfilar los pasos a dar.

El equipo de Corchado confía en mantener e incluso aumentar los votos que recibió el lunes entre el profesorado, aglutinando en este sentido a los votantes que optaron inicialmente por Serrano. En el sector de los profesores doctores con vinculación permanente, al que pertenecen catedráticos y profesores titulares, Corchado monopolizó el 34,24% de los sufragios, sobrepasando a Rivero, que se quedó en el 33,01%. El catedrático de Ciencias de la Computación también ganó en las categorías del resto del profesorado excepto asociados, con un 38,97% frente al 37,98% del catedrático de Derecho Administrativo.

Ricardo Rivero no aclaró ayer si su equipo volverá a organizar actos públicos en los diferentes centros académicos, tal como había venido protagonizando a lo largo de la intensa campaña. El catedrático de Derecho Administrativo recibió a lo largo del día de ayer centenares de mensajes de felicitación en clara señal de adhesión a su proyecto, vía whatsup y correo electrónico, donde también le comunicaban su disposición a votarle en la segunda vuelta electoral.

Giner Abati

Por su parte, el cuarto candidato que concurría a estos comicios –el catedrático de Antropología Social, Francisco Giner Abati– manifestó, tras ser preguntado sobre sus posibles intenciones de recomendar el voto a los miembros de su corriente académica en favor de Corchado o de Rivero, que «es algo que no nos lo hemos planteado». Giner Abati tiene intención de celebrar una comida con los miembros de su candidatura con el fin de darles las gracias por el compromiso que adquirieron con él en el momento de sumarse y participar en esta aventura electoral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos