Los vecinos de El Zurguén denuncian que los vertidos convierten el arroyo en «un estercolero»

Imagen del arroyo de El Zurguen aportada por Mi Margen Izquierda /WORD
Imagen del arroyo de El Zurguen aportada por Mi Margen Izquierda / WORD

Afirman que los restos no biodegradables tienen que derivarse al sistema de depuración y piden a la empresa concesionaria que tome medidas

D.B.P. / WORDSALAMANCA

El barrio de El Zurguén vuelve a protestar. Si hace unas semanas recogieron firmas, organizaron manifestaciones y ‘amenazaron’ con ir a concentrarse a las puertas de la Consejería de Sanidad para conseguir el centro de salud que les prometieron hace años, ahora están dispuestos a repetir las movilizaciones para solucionar los problemas que padece el arroyo de El Zurguén.

Según explican desde la asociación Mi Margen Izquierda, «el arroyo del Zurguén es objeto de vertidos con frecuencia irregular» y añaden que dicho vertidos constan «de elementos no biodegradables del alcantarillado». Si este tipo de vertidos son un problema ‘per se’, en un arroyo «de caudal débil y estacional» como el de El Zurguén, lo son aun más. La mayoría del año está prácticamente seco y los residuos lo convierten «en un estercolero». La situación se agrava en los meses de calor, cuando el olor se hace «insoportable».

La asociación Mi Margen Izquierda critica que sólo han recibido «indiferencia» de las administraciones

Según los representantes de Mi Margen Izquierda, el actual sistema de colectores de El Zurguén «debería desaparecer» y los restos no biodegradables tendrían que ir a donde les corresponde: «al sistema general de depuración de la ciudad, que para eso se paga» y no al Tormes, donde desemboca el arroyo. La agrupación confirma que han denunciado la situación al Seprona y a los partidos políticos e instituciones de la ciudad pero lamenta que por el momento sólo han recibido «indiferencia con un espacio que debería ser emblemático» -por allí pasa el camino de Santiago que viene del sur de la Península- «y está ignorado».

Algunos vecinos lo han denunciado también a título particular y la empresa adjudicataria (Aqualia) «se ha visto obligada a retirar los desperdicios». La Asociación añade que dicha empresa elude «sistemáticamente» resolver «definitivamente estas agresiones al cauce del citado arroyo» y reitera que «se desentiende de la depuración de los vertidos a la que está obligada en todo el ámbito municipal ante la indiferencia y dejación de los representantes políticos o el propio equipo de gobierno de la ciudad».

Fotos

Vídeos