Los vecinos recogen más de 2.400 firmas para que no cierren el colegio

Vista general del municipio salmantino de Garcibuey./WORD
Vista general del municipio salmantino de Garcibuey. / WORD

El centro ha bajado de cuatro a tres alumnos en las últimas semanas y según la Ley podría suponer el cierre y el traslado de los escolares

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Juan José Rodilla es el padre de una de las alumnas del colegio de Garcibuey y uno de los portavoces que reclama que el centro educativo no se cierre ante la falta del cupo de alumnos que esta fijado por Ley. Hasta hace unas semanas, la escuela del municipio contaba con cuatro niños, por lo que podía desarrollar su labor académica con normalidad. Sin embargo, uno de los escolares ha tenido que matricularse en otro centro y se han quedado con tres.

Este padre teme que al incumplir el cupo mínimo, su hija y los demás, de entre 6 y 9 años de edad,tengan que ir a clase a otro colegio, «ahora que han empezado ya el curso escolar». Otro de los inconvenientes, para este padre, es que si se tienen que trasladar a diario a otro municipio lo harán por carretaras «que tienen muchas curvas y son peligrosas».

Además, como argumenta Juan José Rodilla, el próximo curso escolar entrará al menos una niña más (de 3 años) y de nuevo en Garcibuey se cumplirá el cupo fijado. Este es uno de los motivos por los que han iniciado una recogida de firmas tanto presencial por los municipios de la zona (llevan unas 200), y a través de la plataforma Change.org, donde ya han superado las 2.200, que irán dirigidas a los responsables de la Dirección Provincial de Educación de Salamanca.

El próximo curso escolar entrará una nueva niña al centro educativo del pueblo

Desde la Junta de Castilla y León en Salamanca, ya tienen conocimiento de que han quedado tres alumnos en el colegio de Garcibuey y están estudiando el asunto para ver si se puede mantener abierto, y de momento no se ha tomado ninguna decisión definitiva.

Y en el caso de que el centro actual de Garcibuey se cerrase, este padre cree que la mejor opción para los niños no es el colegio de Miranda del Castañar, aunque sea el más cercano (a unos cuatro y cinco kilómetros), sino el de Sequeros, que realmente pertenece el CRA de Garcibuey. «La carretera está mejor para llegar a Sequeros aunque esté más lejos, y los niños ya se conocen porque en ocasiones se juntan para celebrar alguna iniciativa o fiesta», detallaba este padre.

Pero el deseo de Juan José Rodilla y el resto de los padres es que sus hijos sigan en el colegio de Garcibuey, «y no tengan que ir de la ceca a la meca siendo tan pequeños». Una vez que finalizan el periodo de Primaria si tienen que continuar sus estudios fuera del pueblo para acudir al instituto.

Otras de las cuestiones que exponen a la hora de recoger las firmas en Change.org es que no quieren exponer a los niños a las carreteras de la zona, «y al peligro de los accidentes». Asimismo, tampoco quieren que se separe el grupo actual que conforma el CRA de Garcibuey.

Asimismo, a estos padres les preocupa que con el cierrre de la escuela y el consiguiente recorte en educación, «se envejecerá más aún si cabe la zona». Y creen que tampoco favorece la incorporación de nuevas familias con niños en el municipio si no cuentan con servicios básicos como el que presta un centro educativo y la comodidad de ir a clase cerca de sus casas.

Por último, aseguran que en otros municipios han conseguido mantener la escuela abierta hasta final de curso pese a tener tan solo dos alumnos en sus aulas, como por ejemplo, en Cilleruelo de Abajo, en Burgos.

Fotos

Vídeos