«A veces sin techo, pero siempre sin hogar»

Cáritas Diocesana de Salamanca sale a la calle para recordar a través de un manifiesto los derechos de las personas en riesgo de exclusión social

Las cuatro personas encargadas de leer el manifiesto durante el flasmob/Manuel Laya
Las cuatro personas encargadas de leer el manifiesto durante el flasmob / Manuel Laya
EVA CAÑAS / WORD COMUNICACIÓN

Jordi, Narciso, Adolfo y Antonio saben lo que significa no tener el calor de un hogar y vivir en la calle. En la actualidad, son residentes del centro de acogida Padre Damián, de Cáritas Diocesana de Salamanca, donde persiguen un futuro donde brille más luz y las oportunidades. Esta mañana, en la Plaza Mayor de la capital, se convirtieron en las voces que representan a cientos de personas que como ellos han tenido que pasar por una situación tan delicada: la exclusión social.

Con motivo de la Campaña de personas sin Hogar, han leído un manifiesto tras un flasmob en el que docenas de personas portaban una careta blanca y permanecían en silencio alrededor de una pancarta, donde se podía leer el lema elegido para esta ocasión: 'Somos personas, tenemos derechos, nadie sin hogar'.

«Somos inquilinos, chabolistas, usuarios de albergues, de pensiones, de cajeros automáticos, de los bancos de parques y calles. A veces sin techo, pero siempre sin hogar...», relataban durante el manifiesto. Asimismo, dejaban claro que no eran mendigos, vagabundo, carrilanos, pedigüeños, indigentes, vagos, viciosos, vividores, borrachos o yonkis. «No somos sucios, guarros, aprovechados, gorrones, subvencionados, violentos o gente deshonesta».

En nombre de todos ellos recordaban también que tienen derechos a la vida, a la libertad, a ser persona. «Tenemos derecho a ir a los hospitales y centros médicos y a ser atendidos como otra persona más, sin menoscabo de nuestra dignidad por estar en situación de calle», puntualizaron. En especial, lanzaban el mensaje de que tienen derecho a un hogar, «donde podamos sentirnos seguros, atender a nuestra familia y protegerlos», y quieren acceder a los derechos «económicos, sociales y culturales como cualquier ciudadano más».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos