El tripartito aprueba el presupuesto sin contar con las enmiendas populares

Un momento de la sesión celebrada ayer./S. G.
Un momento de la sesión celebrada ayer. / S. G.
CIUDAD RODRIGO

Había poco margen para la sorpresa pues las propuestas de unos y otros ya se habían presentado públicamente

SILVIA G. ROJO

A partir del minuto uno ya se sabía lo que iba a dar de sí el pleno municipal extraordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo y en el que se dio luz verde a los presupuestos para el presente ejercicio, el de 2018.

Lo cierto es que tanto el equipo de Gobierno, en un acto público celebrado en el Espacio i; como la oposición, a través de una rueda de prensa, habían dado a conocer sus planteamientos para el desarrollo económico del año; por eso, nada más comenzar la sesión, fue cuando el alcalde, Juan Tomás Muñoz, dijo que las enmiendas de la oposición no eran «asumibles», no se podía esperar mucho más.

Cada uno de los portavoces fue retomando parte del discurso de días pasados y, por parte del tripartito, hubo dos palabras que se escucharon de manera reiterada: inversión y social.

En el caso del Grupo Municipal del Partido Popular, el portavoz, Marcos Iglesias, echó en cara al equipo de Gobierno la realización de una política expansionista del gasto y de haber dejado en el camino algunas de las reivindicaciones de otros tiempos como, por ejemplo, las relativas a los desahucios.

En cualquier caso, el primero en intervenir fue Juan Tomás Muñoz quien consideró que se trata de un presupuestos «asentado en la realidad» y que busca «incidir en las necesidades de los ciudadanos» de Ciudad Rodrigo.

Manuel Choya, concejal delegado de Economía y Hacienda, recordó que la cifra que se manejará este ejercicio es de 9,3 millones de euros y la distribución planteada es «coherente con los principios y prioridades marcados desde el primer momento».

Se trata del tercer presupuesto para el tripartito y continúa en la senda, según los promotores, de ser «un compromiso por poner a las personas como primera prioridad».

En este sentido, apuntó que desde el inicio de la legislatura el gasto social se ha incrementado en un 124 por ciento y las ayudas directas «se han multiplicado por cuatro». Entre esas líneas mencionó las del alquiler joven, las de los libros de texto o las bonificaciones de la escuela infantil José Manuel Hidalgo.

Choya hizo hincapié en otra serie de valoraciones y calificó las cuentas de 2018 como «realistas»; suficientes para «afrontar avances pero aplicando la limitación de la regla de gasto», por lo que utilizó los términos: «Planificación, prudencia y cintura».

Por otra parte, recordó que la deuda se ha reducido de manera sustancial y que a finales de 2018 será del 19,64 por ciento, un ejemplo de que «no es imposible reducir la deuda y tener presupuesto social», afirmó Chanca.

Para el delegado de Economía y Hacienda, los grandes proyectos en inversiones son «fruto de las relaciones institucionales» y ahí aparece la obra del paso peatonal de la vía en la carretera de Lumbrales y cuyo coste será asumido en una parte muy importante por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.

Una vez más, incidió en aquello del «mayor esfuerzo inversor con fondos propios de la última década», al tiempo que apeló a un «Ciudad Rodrigo más integrador, donde se trate a todos los vecinos por igual, independientemente de la zona donde vivan».

Oposición

El popular Marcos Iglesias acusó al equipo de Gobierno de elaborar un presupuesto «electoralista» y que llega con mucho retraso, lo que ha provocado «cierta parálisis».

Sus enmiendas al presupuesto en las que planteaban, entre otras cuestiones, la actuación en las gradas del Francisco Mateos o la creación de un parking para autocaravanas quedaron descartadas, en palabras del portavoz de IU, Domingo Benito, por ser «temerarias» y porque «no afrontan lo esencial». Esas enmiendas eran por un valor de alrededor del 2 por ciento del presupuesto municipal.

Benito habló de acciones «profundamente progresistas», algo que a su juicio se está trasladando al ejercicio económico y se mostró «orgulloso» del trabajo realizado en la Escuela Infantil, que «claramente trata a los niños como ciudadanos y garantiza el acceso a la misma».

Carlos Fernández, portavoz socialista, definió la política que están llevando a cabo como «más cercana e integradora».

Joaquín Pellicer, portavoz de Ciudadanos, hizo suyas la defensa del presupuesto del concejal del área de Economía y Hacienda y aseguró que «en este tercer presupuesto seguimos recogiendo actuaciones para afrontar los compromisos». Igualmente, definió el presupuesto como «inversor y social» y además del paseo peatonal bajo la vía del tren, planteó la obra que se realizará en el adarve de la muralla en una segunda fase entre la Catedral de Santa María y la Puerta del Conde.

Tras una primera intervención, se produjo una segunda ronda en la que poco más se aportó a lo ya dicho con anterioridad por los representantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos