DEPORTES

Tributo al abanderado salmantino

Fabián Vicente del Valle, a la izquierda, como boxeador. /WORD
Fabián Vicente del Valle, a la izquierda, como boxeador. / WORD

Un libro de Jorge García García detalla la vida deportiva de Fabián Vicente del Valle, olímpico en Londres 1948

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

‘Hércules Olímpico’ es la nueva creación del historiador deportivo Jorge García García, obra que será presentada oficialmente el próximo 14 de mayo en el Teatro Liceo de Salamanca aunque desde esta misma semana ya se encuentra disponible a la venta en las principales librerías de la ciudad y también a través de la web www.herculesolimpico.com. En esta tercera creación tras las de ‘El origen del deporte femenino en España’ y ‘Damas del aire’, una novela histórica centrada en recuperar a las pioneras de la Aviación Española, el escritor da a conocer la historia de Fabián Vicente del Valle, nacido en 1912 y único abanderado charro (Juegos Olímpicos de Londres 1948). Como detalla en esta novela biográfica, «la carrera deportiva de Fabián comenzó bien pronto, en los años 20, batiendo los primeros récords provinciales de atletismo en El Calvario, el campo de la UD Salamanca. Poco después, tras convertirse en Químico en la propia Universidad, cambió los lanzamientos por el judo y el boxeo. En 1931 empezó a practicar el pugilismo, pero con 198 centímetros de altura y 104 kilos de peso no encontró rival en su ciudad y se marchó a Madrid. Allí debuta como amateur y arrasa ganando el Campeonato de España y maravillando por su pegada».

«Pronto entra a formar parte de la selección española de boxeo y a combatir con púgiles de otras nacionalidades, aunque decide no dar el paso al profesionalismo para continuar con su sueño olímpico. En 1936, en su mejor momento, se clasifica para los Juegos de Berlín y se convierte en uno de los favoritos. La Guerra Civil le impide acudir y le impide ser el primer español en triunfar», detalla Jorge García, que añade que «en 1937 se convierte en oficial de aviación como tripulante de vuelo. Tras la guerra se titula como profesor de Educación Física en la Escuela de Gimnasia de Toledo y se marcha a Murcia para crear la Academia General del Aire. Abandona la práctica del boxeo pero se convierte en vicepresidente de la Federación Española. En 1945 es nombrado seleccionador nacional. En 1948, tras su gran trabajo al frente de los púgiles, es elegido para llevar la bandera nacional. Su cargo, su buen hacer, su no participación en 1936, su porte y su reconocimiento público lo convirtieron en el candidato ideal para pasear la bandera rojigualda en Wembley ante 80.000 espectadores».

El legado deportivo de Vicente del Valle no terminó ahí porque «al inicio de la década de los 50 retoma su afición por el judo y asume la presidencia de la nueva Delegación Nacional de Judo. Logra el cinturón negro y se convierte en profesor, llevando este deporte a colegios y Universidades e implantándolo en el Ejército y en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Además, como militar, introduce competiciones deportivas y entrenamientos físicos para los soldados y empieza a reclutar jóvenes deportistas profesionales y también de otros ámbitos. Palomo Linares, Santillana, Irureta o Tirapu estuvieron a sus órdenes. También hijos de famosos como Matías Prats o Tony Leblanc. Con los piragüistas consigue vencer el descenso del Sella y con los futbolistas consigue el campeonato del Mundo militar. El primero del fútbol español. Se encarga también de celebrar las competiciones internacionales celebradas en España, como los campeonatos del Mundo de atletismo o natación o esquí».

El autor revela que «su pasión por el deporte es tal que deja la Federación de Judo y se pone al frente de la Española de Lucha durante tres años, duplicando licencias, contratando a entrenadores y creando nuevas escuelas. También, para mejorar su desarrollo, aprueba la entrada del kárate y el taekwondo. Toda esta labor hace que Juan Antonio Samaranch le abra las puertas del Comité Olímpico Español hasta finales de los años setenta, mientras profesionalmente, en el ámbito castrense, es Jefe del Centro de Reclutamiento de Madrid y director del colegio de huérfanos Loreto». Sin duda, una publicación indispensable para entender la historia del deporte en Salamanca y en España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos