Los trabajadores sociales atendieron a 3.300 personas en el Complejo Asistencial

Tres de los cinco trabajadores sociales del Complejo Asistencial, Gisela Durán, José Antonio Belda y Agustina Delgado. /MANUEL LAYA
Tres de los cinco trabajadores sociales del Complejo Asistencial, Gisela Durán, José Antonio Belda y Agustina Delgado. / MANUEL LAYA

El 50% de los pacientes tienen más de 75 años y presentan situaciones de soledad o escasos ingresos

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Todos los problemas sociales que presenta un paciente que pasa por el Complejo Asistencial recae en los trabajadores sociales. La plantilla está formada por cinco personas repartidas entre el Clínico (2), Virgen de la Vega (2) y una persona en Los Montalvos.

A lo largo del año 2016 atendieron a un total de 3.341 personas, donde destacan los mayores de 75 años, que suponen la mitad del total (1.700). Por sexo, el 61% eran hombres (2.050) frente al 39% de mujeres (1.191). Dentro de las estadísticas que manejan los trabajadores sociales destaca el origen de los usuarios de este servicio, con más pacientes de la capital (1.640) que de la provincia (1.383) y en menor número de otras zonas (318).

Por tamaño también es el Clínico el que asumió más casos en 2016, con un total de 1.813, y por detrás, el Virgen de la Vega (1.229) y Los Montalvos (299).

Y atender un problema social abarca a personas en todas sus etapas de la vida. Por ejemplo, de bebés cuyas madres deciden dar en adopción, o niños que presentan lesiones de maltrato, la violencia de género, mayores que viven solos y no tienen familia, etc.

El equipo de trabajadores sociales del ComplejoAsistencial de Salamanca está formado por Gisela Durán, Agustina Delgado, José Antonio Belda, Teresa Cano y Nieves Martín, que salvaguardando la intimidad de los pacientes, cuentan anécdotas que se han repetido a lo largo de tantos años de labor.

De hecho, han sido capaces de que se produzca el encuentro entre familiares que hacía décadas que no se veían, y ante el ingreso se ha dado aviso. O cuando se produce un accidente de tráfico, son los trabajadores sociales los que se ponen en contacto con los familiares de los heridos.

De este modo, el contacto directo es tanto con pacientes como con familiares. Y manejan un gran volumen de información porque cuando una persona que está hospitalizada y pasa a ser dependiente, son ellos los que la información sobre todas las ayudas que tiene a su alcance, como la Ley de Dependencia. Asimismo, detectan a las personas que viven solas y que no tienen ningún cuidado o apoyo, o con el que cuenta es mayor y no puede ocuparse de él. «Aquí nadie se va si no tiene gestionado el recurso necesario y eso lo hacemos a diario», detalla Gisela Durán. Bien sea la búsqueda de una plaza asistencial temporal hasta que se recupera, una residencia permanente o un asistente en casa.

Según sus datos de 2016, la mayor parte de la derivación fue al domicilio, siempre que reúna las condiciones que la persona precise, en 1.530 de los casos, la residencia privada (1.510), ya que la provincia de Salamanca tan solo tiene cinco plazas concertadas entre el hospital y los Servicios Sociales de las denominadas unidades de convalecencia socio/sanitaria (UCSS), donde fueron acogidas 52 personas a lo largo de 2016, en concreto, en la residencia San Juan de Sahagún. Este tipo de plazas no las solicita directamente el enfermo sino el propio hospital a través de un convenio que tiene con Servicios Sociales. «Son para personas que son recuperables, que necesitan continuidad en los cuidados de forma temporal y tienen que cumplir una serie de criterios», precisan. Y esas plazas no son gratuitas, existe un baremo según los ingresos de cada persona.

Otra posibilidad que se da es el traslado a otros hospitales o recursos sanitarios, con un total de 83 casos el año pasado. Y lamentablemente, a veces las personas que tienen en seguimiento fallecen, con 163 exitus.

En cuanto a los tipos de asistencias, pueden ser problemas económicos, de vivienda, de integración social, laborales o educativos, personales o familiares, etc. Por especialidades, los pacientes que han necesitado ayuda de los trabajadores sociales sobre todo procedían de Medicina Interna (440), que es donde se atienden los problemas patológicos más vinculados a la edad. En segundo lugar, Traumatología (320), Oncología/Paliativos (310), de la UVI (306), Cirugía (280), en Consultas Externas (273), en Obstetricia (203), en concreto, con las interrupciones voluntarias del embarazo(IVE) o Urgencias, con 181 casos, entre muchas otras por debajo de esa cifra.

Este equipo de profesionales también ayudan a tramitar las prestaciones de Sacyl vinculadas a las ayudas técnicas, como puede ser una silla de ruedas o un andador, entre otras. Cabe destacar que trabajan mano a mano con muchas administraciones, como Servicios Sociales o Protección al Infancia, así como con Policía y organizaciones como Cruz Roja y Cáritas Diocesana de Salamanca. Con la Diputación Provincial tienen un convenio para la utilización de un piso de respiro familiar y un centro de día. Asimismo, reciben el apoyo de las asociaciones que están presentes en el Complejo Asistencial, como la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), Pyfano o Ascol. También destacan la ayuda prestada por algunas personas que ayudan en los casos más complicados, como los sacerdotes Antonio Romo, Emiliano Tapia y Blas Rodríguez.

Fotos

Vídeos