Un tobogán acuático de 50 metros hace las delicias de los más pequeños

Tobogán hinchable, lleno de niños vigilados por sus padres. /WORD
Tobogán hinchable, lleno de niños vigilados por sus padres. / WORD
CIUDAD RODRIGO

La empresa Arte Charro, con el aval de la concejalía de Festejos, instaló ayer un gran hinchable en la cuesta de la Fuente de las Tripas

REDACCIÓN / WORDCIUDAD RODRIGO

La cuesta de la Fuente de las Tripas de Ciudad Rodrigo, una de las vías habituales para alcanzar las zonas de recreo veraniegas en torno al río Águeda, se transformó en la tarde de ayer domingo en algo parecido a un parque acuático, al albergar durante toda la tarde un gran tobogán hinchable, que hizo las delicias de numerosos niños.

La idea de colocar este tobogán de 50 metros de largo en este lugar fue de la empresa Arte Charro, contando con el respaldo de la Concejalía de Festejos del Ayuntamiento, a modo de apertura de las actividades veraniegas que se ofrecerán de un modo u otro desde el Consistorio mirobrigense en las próximas semanas.

Todos aquellos que quisieron tirarse por el tobogán tuvieron que pagar cierta cantidad (3€ si eran menores de 10 años, y 5€ a partir de 10 años) que les dio derecho a tirarse todas las veces que quisieron guardando la preceptiva cola. Los que fueron puntuales respecto a la hora anunciada para el inicio de la actividad pudieron bajar unas cuantas veces en pocos minutos, pero poco a poco fue creciendo el número de niños presente, lo que hizo que hubiese que esperar más tiempo en la cola.

A la hora de tirarse cuesta abajo por el tobogán (que se iba mojando continuamente) se debía emplear un flotador, aportado por la organización o traído por los niños de casa. Algunos de ellos decidieron llevarse grandes colchonetas, incluidos varios cocodrilos y un pato gigante. Después de unas cuatro horas de continuas bajadas –supervisadas por una dotación de la Cruz Roja por si había algún incidente- la tarde concluyó con una fiesta de la espuma

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos