«En tiempos de crisis hemos sido capaces de crecer y de dar cada vez más servicios»

José Gómez, a las puertas de las oficinas de Asprodes de la capital salmantina. /MANUEL LAYA
José Gómez, a las puertas de las oficinas de Asprodes de la capital salmantina. / MANUEL LAYA

El actual presidente termina su mando y es tiempo de hacer balance sobre todo lo alcanzado en defensa de las personas con discapacidad

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Durante los últimos seis años, José Gómez ha sido el presidente de Asprodes en Salamanca y otros tantos como integrante de la junta directiva. La entidad la conoció en el año 2001 cuando llegó a la ciudad con su hija con discapacidad. Una de sus principales preocupaciones como padre siempre ha sido el futuro de ella. Con la red de apoyos de Asprodes, esos miedos han desaparecido. Su labor altruista en este tiempo ha permitido mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y dar grandes pasos.

–¿Cómo valora estos últimos seis años como presidente de Asprodes?

–Han sido años positivos e interesantes, tanto en lo personal como de la asociación. Entre otras razones, porque hemos crecido en años de crisis, y hemos sido capaces de contrarrestar esa situación.Además, hemos seguido dando apoyos a personas que lo necesitaban creando nuevas infraestructuras y apoyos .–-¿De qué se siente más orgulloso en toda esta labor?

–Del salto importante que hemos dado en cuanto al reconocimiento social. Para ello fue clave la celebración de nuestros 50 años en 2014, de proyección. Pero de lo que estoy más orgulloso ha sido de ser capaces de universalizar la atención a las personas con discapacidad. Hemos crecido porque puedes dar apoyo a más personas y resolver problemas de las familias. Hemos creado servicios en el mundo rural, de vivienda y residencia, y esos son soluciones para las familias y las personas.

«Se ha dado un salto importante en cuanto al reconocimiento social de la discapacidad»

-De los nuevos proyectos conseguidos, ¿cuál destacaría?

–Hemos mejorado la calidad de vida de esas personas, dando apoyo y autonomía. Esos apoyos cada vez están más universalizados, en su propio entorno, para que cada persona haga lo que quiere hacer porque es su vida. En este sentido, se trata de abrir el abanico no solo a la residencia... Además, contamos con los centros ocupacionales, el centro de día o el empleo (con 200 personas contratadas). De las últimas novedades son muy importantes las nuevas formas de apoyo, como el asistente personal, en el que llevamos años trabajando. En la actualidad, hasta 60 personas se benefician de la figura del asistente personal. Se trata de apoyos que se dan en su entorno, en su domicilio, como un servicio de catering, de limpieza, etc.

-¿En qué ha cambiado la situación para las personas con discapacidad desde que comenzó a ser presiente y en la actualidad?

–La percepción social va mejorando siempre, y en España es una cuestión que está muy bien estructurada, así como en Castilla y León, las cifras van bien. Hemos cambiado el concepto, porque antes estas organizaciones era la persona la que se acercaba a ellas y ahora es al revés, la persona es el centro de atención y se adapta a sus necesidades.

-¿Algún proyecto que le haya quedado pendiente?

–Una de mis espinitas era conseguir una buena residencia en Ciudad Rodrigo y hemos aprobado las obras para empezar con ellas. De este modo, podemos crear 22 nuevas plazas y mejora la atención en la zona para ofrecer nuestros servicios en toda esa comarca. La residencia actual tiene 18 plazas que con las nuevas llegaremos a las 40.

-Cómo padre de una persona con discapacidad, ¿cómo ha sido su particular lucha para que su hija tenga las mismas opciones?

–Es el motivo de estar aquí, en Asprodes, elevar el ángulo de visión a todo el colectivo. Estamos aquí para que se reconozcan que todas las personas tienen sus derechos. Un gran avance se alcanzó en el año 2006 con la convención de los derechos de las personas con discapacidad, y por una serie de cuestiones en las que todavía trabajamos, como el derecho al voto, entre otras. Otra lucha es en el empleo, ya que el índice de ocupación no llega al 30%.En este sentido se van dando pasos, como la reserva de plazas a personas con discapacidad, pero en ciudades como Salamanca es complicado por el escaso tejido empresarial que tiene.

«Cada usuario de Asprodes tiene planificado su propio plan de vida»

-Una de las principales preocupaciones de los padres de personas con discapacidad es qué será de sus hijos cuándo ellos ya no estén... ¿Qué hace Asprodes al respecto?

–Asprodes cuenta con distintos servicios para cada situación y un plan de vida para todo el mundo. Cada persona tiene un plan de vida en el que va reflejando lo que quiere hacer en cada momento. Todo se refleja en su ficha, está documentado. De este modo se ve la evolución con la propia persona y las familias.

-¿A cuántas personas atendéis en la actualidad y a cuántas os gustaría llegar?

–En la actualidad, atendemos a más de 1.000 personas, con 600 profesionales contratados, 200 de ellos con discapacidad. En todo esto es importante el trabajo conjunto, para el beneficio de muchos. En el grupo Asprodes están integrados también la asociación Asdem, Acopedis y Salarca. El siguiente paso será crear junto a todas estas entidades una Fundación, con la idea de asegurar el futuro y conseguir que lo que hemos creado hasta ahora sea estable y nos dure. Otro de nuestros proyectos es de viviendas, para poder atender a más personas. Ya contamos con residencias en varios puntos de la provincia, como la del Cueto, en Ciudad Rodrigo, Vitigudino o las de la capital, en la calle Lugo. La idea es crear estructuras nuevas para poder permitir que el concepto de residencia sea para las personas que necesitan más apoyos. Porque el futuro viene por ahí.

-¿Qué pasos se están dando en Salamanca respecto a mejorar la accesibilidad cognitiva?

–Ahora hemos dado un paso fundamental con la creación de la Comisión de Accesibilidad del Ayuntamiento y aportando ideas desde el punto de vista de la accesibilidad cognitiva, que era el paso que necesitaba la sociedad. La accesibilidad física ya va más avanzada pero la cognitiva no se había trabajado y ahora lo estamos haciendo junto al Ayuntamiento, la Universidad y en proyectos pequeños como por ejemplo, hacer accesible el nuevo hospital, no sólo de forma física sino cognitivamente. Viene bien para todo tipo de colectivos, no solo las personas con discapacidad, sino que también para los mayores o personas extranjeras que tienen problemas con el idioma. Para todo esto contamos con un servicio de accesibilidad cognitiva donde nos piden asesoramiento al respecto desde las administraciones locales como regionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos