Testigos de la historia

Alberto Estella recuerda las primeras elecciones democráticas, celebradas hace 40 años y en las que resultó elegido diputado

DANIEL BAJOSalamanca

El jueves pasado no fue un día del todo corriente. Se cumplían 40 años desde las primeras elecciones libres, una vez superada la etapa franquista y en pleno proceso de transición hacia la democracia plena.

En Salamanca, como en prácticamente todo el país, ganó la UCD de Adolfo Suárez. Nuestra provincia envió tres representantes de dicho partido. Uno de ellos era el abogado y actual presidente del Casino de Salamanca, Alberto Estella.

Estella recuerda que vivió aquellas históricas elecciones «muy ilusionado y entregado», con ganas de participar «del proceso que se avecinaba». En su caso personal, también cita el «patriotismo» como uno de los alicientes para sumarse a un proceso electoral ilusionante pero también complejo.

Completar la transición de la dictadura a la democracia era «una labor enorme». Estella comenta que Torcuato Fernández Miranda dejó el camino «más o menos encauzado» y que los diputados electos acudieron a las Cortes siendo conscientes de que la reconciliación nacional estaba en camino. En esta línea, cita un momento «emocionante» vivido en la carrera de San Jerónimo: La Pasionaria y Rafael Alberti bajando los escalones del hemiciclo para formar parte de la Mesa de Edad del Congreso . «La Pasionaria no hizo ningún mitin. Era consciente del legado que dejaríamos. Fue un momento para la historia». En las Cortes había «gente que había sido condenada a muerte, socialistas, comunistas, nacionalistas... teníamos discrepancias políticas, pero buena relación personal».

Como testigo de aquellos años, Alberto Estella señala «la categoría de aquel congreso de oradores. Eran extraordinarios. Volcados en crear leyes para salir de la dictadura. Fue muy ilusionante, por parte de todos». La Constitución emanada de aquellas Cortes fue aprobada en referéndum con casi un 90% de los votos a favor. «Es la primera constitución no impuesta en casi dos siglos, ni con asonadas ni con pronunciamientos». Y sí, podría «retocarse», pero abolirla «porque hay quien dice que no la votó... ¿qué argumento es ese?»

Alberto Estella teme que aquel espíritu de concordia de 1977 sea irrecuperable, pero está seguro de que la historia «dará el valor que tiene» a la Transición.

Temas

Salamanca (Provincia), Cortes

Fotos

Vídeos