El temporal deja sin clases a 1.240 alumnos de 21 municipios y la nieve reaparece hoy

Las calles de Peñaranda presentaban ayer este aspecto intransitable por la acumulación de la nieve y el hielo. /WORD
Las calles de Peñaranda presentaban ayer este aspecto intransitable por la acumulación de la nieve y el hielo. / WORD

Los socialistas aseguran que hay más de 50 pueblos incomunicados y lo atribuyen a la gestión del PP

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El virulento temporal de nieve que extendió un espeso blanco manto sobre la totalidad de la provincia el pasado domingo, colapsando carreteras con diferentes atascos y retenciones para la exasperación de los conductores y obligando a suspender diferentes servicios de los autobuses que comunican la capital salmantina con Madrid, Béjar y Extremadura, dio paso ayer a más dificultades circulatorias en las carreteras y todo tipo de molestias para los viandantes en las calles de los municipios por la proliferación del incómodo hielo.

Pero no fueron el hielo y la acentuación del desplome de las temperaturas los únicos protagonistas de la jornada de ayer . A ellos hubo que sumar los casos de los 1.240 alumnos que no pudieron ir a clase por culpa de los efectos del temporal y también el particular rifirrafe político que se escenificó en los estamentos de la Diputación provincial, con duras acusaciones y contundentes réplicas entre el PSOE y el PP en torno a la comisión de presuntas negligencias institucionales a la hora de afrontar la tormenta de nieve y las molestias a los que se vieron abocados los vecinos de los pueblos que quedaron incomunicados.

La Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León confirmó que la nieve y el hielo dejaron sin clase ayer a 13.727 estudiantes en la Comunidad (el 4,1% del total), siendo Segovia la provincia más afectada.

En el caso específico de Salamanca, se quedaron sin clase lectiva 1.240 escolares, lo que representa el 2,73% del total, por la presencia de nieve y hielo en las rutas escolares que afectan a 21 municipios de la provincia. Dicho listado englobaba a Guijuelo, Fuenterroble, Los Santos, La Maya, Cespedosa, Guijuelo, La Fuente de San Esteban, Santibáñez de Béjar, Sorihuela, Béjar, Ledrada, Puerto de Béjar, La Alberca, Linares de Riofrío, Sequeros, La Alberca, Babilafuente, Peñaranda, Macotera, Alba de Tormes y Valdecarros.

Mientras tanto, en la Diputación se vivía ayer otra tempestad, en este caso de tipo político. La gresca partidista arrancó a media mañana cuando la portavoz del grupo socialista en La Salina, Carmen García, denunció que más de medio centenar de municipios de la provincia estaban incomunicados por la nieve y arremetió contra el grupo de gobierno del PP. La diputada del PSOE censuró que el equipo de gobierno no hubiera respondido a las peticiones realizadas por los socialistas ante la situación generada por la adversa meteorología que mantenía incomunicados, según los datos que aportó, a más de medio centenar de localidades salmantinas.

Asimismo, Carmen García lamentó que tampoco se les hubiera facilitado el plan, en el caso de que lo hubiera, ni las medidas o el dispositivo que se tenía previsto o que se había puesto en marcha, tanto de carácter material como humano, para paliar las consecuencia, y que todavía perduran.

Por su parte, el portavoz del equipo de gobierno, Carlos García Sierra precisó, a través de un comunicado, que la Diputación había dispuesto ante la previsión de inclemencias climatológicas adversas con episodios de hielo y nieve, medios de vialidad invernal para paliar los efectos adversos de dicho temporal.

«Desde el primer momento en que se sucedieron las nevadas y cumpliendo con la planificación que se había previsto desde días anteriores, la Diputación ha prestado servicio en las carreteras de la red provincial», remarcó García Sierra. Asimismo, lamentó que el PSOE «actúe desde el oportunismo y el sensacionalismo y aproveche incluso la climatología adversa para hacer crítica con afirmaciones que no son ciertas».

El vicepresidente primero de la Diputación insistió en que siete camiones quitanieves estaban esparciendo sal y procediendo a la retirada de nieve y hielo en diferentes puntos de la provincia y que solo se encontraban cerrados al tráfico el acceso a la segunda plataforma desde Candelario al Travieso y la subida de acceso a La Covatilla. «El resto de carreteras se encuentran abiertas al tráfico, unas con más dificultades que otras», añadió García Sierra, al tiempo que subrayó que se intenta dar prioridad a los accesos a los municipios. Finalmente, García Sierra señaló que la previsión para hoy es tener a disposición de las necesidades ocho camiones quitanieves y que en las actuaciones llevadas a cabo se han repartido 90 toneladas de sal.

Por su parte, el Ayuntamiento de Salamanca mantuvo activo ayer el protocolo de actuación ante nevadas tras distribuir 52 toneladas de sal por las calles y plazas de la ciudad a través del servicio municipal de limpieza, que trabajó durante toda la noche del domingo contra la formación de placas de hielo por las bajas temperaturas reinantes.

Como en otras ocasiones, el operativo comenzó por los hospitales, centros de salud, servicios de emergencia y vías principales, garantizando el tránsito de peatones y la circulación de vehículos privados y transporte público. Posteriormente, se estuvo actuando en calles secundarias con menor tránsito peatonal y tráfico de todos los barrios de la ciudad.

El Consistorio salmantino tiene almacenadas más de 200 toneladas de sal en las instalaciones del Servicio Municipal de Limpieza situadas en Villamayor, en el Parque de Maquinaria, y en varios locales distribuidos por toda la ciudad.

La segunda planta de una vivienda vacía se desplomó en Peñaranda por la tempestad

En Peñaranda el temporal provocó que se desplomara la segunda planta de una casa en la calle Chamberí, sin que se produjeran heridos, dado que en la vivienda no residía nadie. En las redes sociales proliferaron críticas contra la gestión del Ayuntamiento para afrontar la inclemencia climatológica.

Salamanca y el resto de provincias de la región estarán hoy en alerta amarilla, de nuevo, por riesgo de nevadas. Los mayores espesores se registrarán en Ávila, Burgos y Salamanca, donde pueden caer hasta diez centímetros entre los 600 y los 1.000 metros, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos