Telefónica, ProFuturo y la Upsa lanzan una cátedra sobre la educación digital

Sofía Fernández, Mirian Cortés, y Adrián García Nevado./ICAL
Sofía Fernández, Mirian Cortés, y Adrián García Nevado. / ICAL

Tratará de dar respuesta a cuestiones la reducción del absentismo o «la brecha digital que amenaza al mercado laboral»

ICALSALAMANCA

Telefónica, la Fundación ProFuturo y la Universidad Pontificia de Salamanca lanzaron ayer la Cátedra Telefónica ProFuturo-UPSA, «pionera» en la medición del impacto de la educación digital a través del análisis de datos de proyectos educativos que se desarrollan en entornos vulnerables a lo largo del mundo.

Así lo explicó la directora general de ProFuturo, Sofía Fernández de Mesa, quien en nombre del presidente de la Fundación, César Alierta, agradeció a la Universidad Pontificia de Salamanca «la acogida» de la iniciativa que busca la medición del impacto social de la educación digital «en términos de consecución de metas educativas como el aumento de los niños escolarizados, la reducción del absentismo y el abandono escolar, o la acreditación de los docentes».

«Se trata de medir la calidad educativa», continuó Fernández de Mesa, quien aunque destacó «los buenos resultados» arrojados por el informe sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible en cuanto a la tasa de alfabetización o el número de niños que no asistían a la escuela, que descendió a la mitad a nivel mundial, también enmarcó la Cátedra en el intento de «dar respuesta al drama de los 250 millones de niños que no están accediendo a una educación básica».

Otro de los objetivos de la Cátedra Telefónica ProFuturo-UPSA es dar respuesta a «un mercado laboral amenazado por la brecha digital», puesto que «el 75 por ciento de los estudiantes actuales trabajarán en profesiones que no existen». Por ello, Fernández de Mesa consideró necesario «dotarles de competencias del siglo XXI», así como generar «un nuevo rol para el profesor».

«La tecnología digital que traemos con la iniciativa busca abaratar la educación y ampliar su alcance», sostuvo la directora general de ProFuturo, afirmando que con ello «se contribuye a la mejora educativa a través de una aplicación que desarrolla técnicas de otras industrias en la educación». Así, se detectan «patrones, modelos predictivos, se personaliza la educación y se adapta el papel del nuevo docente para que sea un apoyo del alumno en sus experiencias de aprendizaje».

Estas herramientas, según Fernández de Mesa, van a permitir «detectar cuando un alumno se ha quedado rezagado o cuando uno es avanzado, para poder ponerle retos motivantes». Ahí enmarcó el «valor» de la firma de hoy, dentro de un «compromiso público-privado por el desarrollo», donde los «ambiciosos» objetivos de la Fundación ProFuturo dependen «de alianzas con instituciones públicas y con el sector de las comunicaciones, que aportan transformación a la educación digital».

Por su parte, la rectora de la Universidad Pontificia de Salamanca, Mirian Cortés, agradeció la implicación de César Alierta en la puesta en marcha de la Cátedra, un «proyecto interesante para potenciar la educación a través de las nuevas tecnologías que se ponen al servicio de los demás, especialmente de los más desfavorecidos».

Fernández de Mesa y Cortés estuvieron acompañadas, en la firma del acuerdo, por el director de Territorio Centro de Telefónica, Adrián García-Nevado. Tras sellar el acuerdo, clausuraron una jornada de presentación de la Cátedra que contó con el director de Relaciones Institucionales de Telefónica España, Antonio Bengoa, en su inicio, así como con distintos especialistas que desarrollaron diversas charlas sobre la analítica de datos como método de mejora de la enseñanza, o el 'estado del arte' de la analítica y el BigData aplicado a la Educación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos