La subasta nacional de vacuno suma 362.560 euros de la compra de ejemplares

El ejemplar limusín Levi’s, vendido ayer por 7.200 euros.
El ejemplar limusín Levi’s, vendido ayer por 7.200 euros. / LAYA

El precio más elevado ha sido de 7.200 euros para un macho limusín, Levi’s, de una ganadería extremeña

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Más de 40 tarjetas fueron entregadas a aquellos interesados en comprar algunos de los 145 animales que protagonizaron ayer la subasta nacional de ganado vacuno en el anillo de exhibiciones del recinto ferial, una vez clausurada la edición de Salamaq.

Si algo destacaron a su conclusión fue que aunque no se obtuvieron precios finales de récord, sí se vendieron en su gran mayoría, ya que tan solo 16 quedaron desiertos. y lograron adjudicar con una media total de 2.800 euros, ligeramente superior de los 2.400 del año pasado. Las transacciones económicas alcanzaron los 368.240 euros, de los cuales 362.560 euros corresponden a la subasta de vacuno de ayer y 5.680 a la de ovino del domingo, que fue más floja que en ediciones anteriores.

El montante global ha sido inferior al registrado en 2016 debido a la mala situación económica del sector por la situación de sequía, según han trasladado a la Diputación los propios ganaderos.

De las ocho razas que se subastaron, comenzaron por las más minoritarias, como la rubia gallega. vendida a su precio de salida (1.500 euros), la parda de montaña, con tres ejemplares a 1.00 cada uno, o la pirenaica, que logró adjudicar sus ocho animales con un montante total de 14.790 euros, y un valor de entre 1.800 y 1.900.

De nuevo, el mayor interés desde las gradas fue para las razas limusín y charolés, que comenzaron a media mañana, con la presencia de cada ejemplar en pista para que fuera apreciada por sus posibles compradores.

De la raza limusina salieron a subasta un total de 22 animales de los cuales se vendieron 21 y tan solo uno quedó desierto. Levi’s, de la ganadería extremeña Hermanos Muñoz Carrasco fue el animal que alcanzó el mayor coste de toda la subasta de ayer, con 7.200 euros y un precio de salida de 4.000. Se trataba de un reproductor joven, de 23 meses de edad y una puntuación destacada de desarrollo muscular y esquelético. El mismo comprador, con la tarjeta número 70, también se quedó con el segundo limusín con mayor valor, a 6.400 euros, de nombre Luis IV, de Golonestre Ganadería S. L. En total, las transacciones de esta raza fueron de 97.300 euros.

En cuanto a la raza charolesa, el campeón de la feria, de Blas Barroso, con precio de salida de 14.000 euros, quedó desierto, y el mayor importe lo consiguió el subcampeón, también ha subasta, por 6.000 euros, que fue el coste adjudicado porque solo hubo un candidato a su compra.

En el caso de esta raza, de los 49 ejemplares a subasta, 13 quedaron desiertos y alcanzaron entre los adjudicados un valor total de 128.450 euros.

De la raza blonda de Aquitania se vendieron nueve ejemplares de un total de 11, el más caro por 3.300 euros, con un coste de salida de 3.000, y el más barato por 2.600. El concurso de esta raza ha sido el mejor a nivel nacional por la calidad y por la presencia de nuevas ganaderías, como detallan desde la Diputación. Por último, también se subastaron ejemplares de raza avileña, con un total de 30 animales, una desierta y un valor final de todas ellas de 47.610 euros

Fotos

Vídeos