El sistema inteligente de la red del agua disminuirá los reventones en un 40%

La concejala María José Fresnadillo comprueba el estado actual de las obras que se ejecutan en la red de tuberías. /MANUEL LAYA
La concejala María José Fresnadillo comprueba el estado actual de las obras que se ejecutan en la red de tuberías. / MANUEL LAYA

El Ayuntamiento ha colocado 1.200 metros de tuberías en los últimos dos meses y ha ejecutado el 44% de las arquetas reductoras de la presión

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Un sistema inteligente para controlar la presión de las tuberías y evitar los temidos reventones. Éste es el objetivo que se ha marcado el Ayuntamiento, ejecutando ya cerca del 50% del mallado de la red de agua para la implantación y puesta en servicio del Sistema de Gestión Activa de Presiones (GAP), que reducirá las averías en la red de distribución del agua en más de un 40%.

Este propósito fue resaltado ayer por la concejala de Medio Ambiente, María José Fresnadillo, durante la visita que efectuó a las obras que se ejecutan en la avenida de Raimundo de Borgoña. La edil resaltó que los trabajos continúan a buen ritmo y según lo previsto y detalló que, desde que comenzó la implantación de este sistema, hace dos meses, se han colocado más de 1.200 metros de tubería en las calles San Cosme y San Damián, en la Carreta de Vistahermosa, en Vía Helmántica y en la Avenida de la Merced. Se trata de tuberías de 150 milímetros (440 metros) y de 200 milímetros (801 metros).

Fresnadillo puntualizó que durante los dos últimos meses se ha ejecutado el 44% de las arquetas reductoras de presión (4 de 9 unidades) y la totalidad de las arquetas de registro de presiones (23 unidades), así como el 66% de los caudalímetros previstos (6 de 9 unidades).

Una vez que concluyan los trabajos en la avenida Raimundo de Borgoña el mallado se extenderá a la avenida de Lasalle y al cruce de Juan de Austria con Saavedra y Fajardo.

María José Fresnadillo comentó que, de forma paralela a la colocación de las arquetas y los caudalímetros, se está trabajando en la programación del sistema informático y en el centro de control y de visualización.

A la vanguardia

Los trabajos para la implantación del GAP concluirán dentro de dos meses con el fin de que el sistema comience a funcionar antes de que finalice el verano. La concejala enfatizó que la implantación de este sistema, que tiene un presupuesto de más de un millón de euros, situará a Salamanca a la vanguardia de las ciudades de España en el control de las redes de abastecimiento de agua, y añadió que tras dotar a las tuberías de sensores, este sistema inteligente regulará la presión automáticamente y también permitirá tener monitorizada la red de forma permanente.

La edil también recalcó que las labores de colocación del GAP se están realizando de forma paralela a la ejecución de otros proyectos de renovación de la red de abastecimiento de agua. Se trata de actuaciones que conllevarán la mejora de tuberías en 37 calles y una plaza gracias a una inversión de 1,5 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos