El sistema inteligente de la red del agua disminuirá los reventones en un 40%

La concejala María José Fresnadillo comprueba el estado actual de las obras que se ejecutan en la red de tuberías.
La concejala María José Fresnadillo comprueba el estado actual de las obras que se ejecutan en la red de tuberías. / MANUEL LAYA

El Ayuntamiento ha colocado 1.200 metros de tuberías en los últimos dos meses y ha ejecutado el 44% de las arquetas reductoras de la presión

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Un sistema inteligente para controlar la presión de las tuberías y evitar los temidos reventones. Éste es el objetivo que se ha marcado el Ayuntamiento, ejecutando ya cerca del 50% del mallado de la red de agua para la implantación y puesta en servicio del Sistema de Gestión Activa de Presiones (GAP), que reducirá las averías en la red de distribución del agua en más de un 40%.

Este propósito fue resaltado ayer por la concejala de Medio Ambiente, María José Fresnadillo, durante la visita que efectuó a las obras que se ejecutan en la avenida de Raimundo de Borgoña. La edil resaltó que los trabajos continúan a buen ritmo y según lo previsto y detalló que, desde que comenzó la implantación de este sistema, hace dos meses, se han colocado más de 1.200 metros de tubería en las calles San Cosme y San Damián, en la Carreta de Vistahermosa, en Vía Helmántica y en la Avenida de la Merced. Se trata de tuberías de 150 milímetros (440 metros) y de 200 milímetros (801 metros).

Fresnadillo puntualizó que durante los dos últimos meses se ha ejecutado el 44% de las arquetas reductoras de presión (4 de 9 unidades) y la totalidad de las arquetas de registro de presiones (23 unidades), así como el 66% de los caudalímetros previstos (6 de 9 unidades).

Una vez que concluyan los trabajos en la avenida Raimundo de Borgoña el mallado se extenderá a la avenida de Lasalle y al cruce de Juan de Austria con Saavedra y Fajardo.

María José Fresnadillo comentó que, de forma paralela a la colocación de las arquetas y los caudalímetros, se está trabajando en la programación del sistema informático y en el centro de control y de visualización.

A la vanguardia

Los trabajos para la implantación del GAP concluirán dentro de dos meses con el fin de que el sistema comience a funcionar antes de que finalice el verano. La concejala enfatizó que la implantación de este sistema, que tiene un presupuesto de más de un millón de euros, situará a Salamanca a la vanguardia de las ciudades de España en el control de las redes de abastecimiento de agua, y añadió que tras dotar a las tuberías de sensores, este sistema inteligente regulará la presión automáticamente y también permitirá tener monitorizada la red de forma permanente.

La edil también recalcó que las labores de colocación del GAP se están realizando de forma paralela a la ejecución de otros proyectos de renovación de la red de abastecimiento de agua. Se trata de actuaciones que conllevarán la mejora de tuberías en 37 calles y una plaza gracias a una inversión de 1,5 millones.

Fotos

Vídeos