La Seráfica acorta su recorrido para escapar de las precipitaciones

El paseo del Santísimo Cristo de la Agonía sale de las Úrsulas ante la atenta mirada del numeroso público que se concentró en la zona./Manuel Laya
El paseo del Santísimo Cristo de la Agonía sale de las Úrsulas ante la atenta mirada del numeroso público que se concentró en la zona. / Manuel Laya

La Hermandad del Santísimo Cristo de la Agonía no pasó ni por la Plaza Mayor ni por la Catedral y lució lazos azules en apoyo a las personas con autismo

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESalamanca

Unos lazos azules en señal de apoyo y solidaridad con todas las personas que padecen autismo, fruto de la colaboración con la asociaciónAriadna, y un triste sentimiento de despedida hacia las religiosas Clarisas del convento de las Úrsulas, que se marcharán en los próximos días al cerrar el convento por su avanzada edad y por la falta de vocaciones, fueron dos datos adicionales que complementaron ayer el desarrollo de la solemne procesión de la SeráficaHermandad de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Agonía. Precisamente, la cofradía celebrará este domingo un homenaje a a esta orden religiosa de monjas, que han habitado en este convento durante cinco siglos.

Fotos

Casi media hora antes de la salida de los primeros cofrades del interior de las Úrsulas, numeroso público se agolpaba ya en la zona para encontrar un buen sitio con el fin de contemplar, sin perderse ningún detalle, el inicio del desfile procesional.

Los cuatro pasos que procesionaron salieron a hombros de los cofrades de forma sucesiva, acompañados en todo momento por la interpretación del himno nacional.Primero salió El Prendimiento, una talla de DamiánVillar del año 1948, cuando pasaban unos pocos minutos de las ocho de la tarde, hora prevista para el inicio de la procesión.

A continuación le tocó el turno a Jesúsante Pilatos, obra de Francisco González Macías y fechada también en el año 1948. Posteriormente salió elSantísimo Cristo de la Agonía, también deDamián Villar , del año 1960, y finalmente fue la Virgen dolorosa (1939, deSantiago Montagut) la última que partió del convento. Cuatro bandas de música acompañaron a los pasos. Fueron la Banda de Música Felipe Espino, la Agrupación Musical María Santísima de la Estrella, la Banda de Cornetas y Tambores de CoronaciónCristo Rey y la Banda de Cornetas y Tambores La Salud.

Además, hubo representación de la Cámara de Comercio, de la mano de su tesorero, JoséVicente Martín Galeano, y de AntonioRollán Segurado, miembro del comité ejecutivo. No en vano, los orígenes de esta hermandad, que fue fundada en el año 1926 y que agrupa están vinculados directamente al gremio de los comerciantes.También formaron parte de la comitiva religiosa las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, tanto miembros del Cuerpo Nacional de Policía como de la Policía Local.

La amenaza que suponía la previsión de lluvia obligo a recortar notablemente el recorrido, por lo que se suprimió finalmente el paso de la procesión por laCatedral y la Plaza Mayor. De esta forma, el desfile religioso duró mucho menos y la procesión se libró de las precipitaciones que se registraron posteriormente.

Los cofrades lucieron túnica, capa y guante blancos, capirote, botonadura y cíngulo morado, además de calcetines y zapatos negros con hebilla metálica. El anagrama de la hermandad es una cruz circunscrita a un cuadrado, con un pequeño círculo en el centro con un símbolo mariano.

Unos 400 hermanos integran las filas de esta cofradía, protagonista imprescindible de todos los Jueves Santos de la SemanaSanta salmantina. Los cuatro pasos fueron portados por cerca de 140 hermanos, con una media de entre 30 y 40 cofrades por imagen.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos