La sequía y la transparencia fiscal internacional une a todos los diputados

Javier Iglesias se dirige enfadado a Gabriel de la Mora para pedirle respeto y que midiera sus palabras, en el pleno de ayer./MANUEL LAYA
Javier Iglesias se dirige enfadado a Gabriel de la Mora para pedirle respeto y que midiera sus palabras, en el pleno de ayer. / MANUEL LAYA

Mociones aprobadas ayer por unanimidad en un pleno en el que Javier Iglesias espetó a Gabriel de la Mora que no le permitía más faltas de respeto

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDSALAMANCA

Muy largo, pues se sobrepasaron las cuatro horas, y tenso, sobre todo en el inicio, fue el pleno ordinario de noviembre de la Diputación de Salamanca, celebrado ayer. Y es que el orden del día recogía 18 puntos, más los ruegos y preguntas, con ocho intervenciones la mayoría de ellos y algunas de ellas muy reiterativas y largas, que no por ello consiguieron que se aprobaran los temas propuestos por la oposición, que se encontraron con el rechazo frontal del equipo de Gobierno.

Otro punto a destacar, aparte de las cuestiones aprobadas, fue el enfado del presidente de la Diputación, Javier Iglesias, que ante el ataque directo del diputado de Ganemos, Gabriel de la Mora, que describió la forma de gobernar del Partido Popular como «corrupta y con reminiscencias del caciquismo del siglo XIX», entre otros calificativos destinados a alcaldes y concejales populares, interrumpió a De la Mora para pedirle el «máximo respeto a todos los que ejercen la actividad pública» y que midiera sus palabras, puesto que «ya hemos escuchado demasiadas tropelías».

Palabras que no hicieron cambiar mucho la intervención del diputado, que volvió a ser interrumpido por el presidente, pero esta vez enfadado, para espetarle: «No le permito que utilice ese lenguaje. No puede utilizar esos calificativos, porque no son ciertos. Puede expresar sus ideas políticas pero sin hablar así». A lo que De la Mora quiso señalar el significado que la RAE da para «corrupto», intervención que fue cortada por tercera vez por Iglesias, para repetir de nuevo: «no le permito utilizar ese lenguaje porque hace mucho daño innecesario, incluso a usted mismo». A lo que el diputado de Ganemos recordó que «usted en algún pleno me ha llamado terrorista y no he dicho nada».

Con estas intervenciones se mostraba ayer el malestar entre ambos grupos, algo que se repite pleno tras pleno, sobre todo cuando se aborda algún tema relacionado con las subvenciones nominativas.

Mayoría del PP

Disputas dialécticas aparte, que se dieron en prácticamente todos los puntos abordados y en todas las direcciones, tanto entre los miembros de la oposición y el equipo de Gobierno como entre la propia oposición, el pleno de ayer aprobó diversos puntos, casi todos por la mayoría del Partido Popular.

Así, entre otras cuestiones, se aprobó suscribir un convenio específico de colaboración entre la Diputación y el Ayuntamiento de Guijuelo para la prestación del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento para 2017-2018 con un gasto plurianual de 34.650 euros por cada uno de los años de vigencia.

Y otro convenio de colaboración, en este caso con el Ayuntamiento de Salamanca, para la ejecución de las obras de restauración y acondicionamiento en la Torre de los Anaya (Palacio de Abrantes) con una aportación por parte de la Diputación de 750.000 euros. Un punto que contó con la abstención de todos los miembros de la oposición, al no contar con información sobre el uso que se dará a estas instalaciones ni tampoco el tipo de gestión que se llevará a cabo una vez rehabilitado o si beneficiará de alguna forma a los municipios de la provincia. A lo que el portavoz del PP, Carlos García Sierra, señaló que lo importante ahora es rehabilitarlo para convertirlo en un recinto cultural.

Mociones

Respecto a las mociones, fueron 11 las que se presentaron ayer, una de ellas de forma conjunta entre PSOE y Ganemos, pero sólo tres de ellas fueron aprobadas y una dejada sobre la mesa a petición del PP.

De esta forma, se aprobó por unanimidad una proposición del Grupo Socialista que solicitaba exigir a la Junta que adopte medidas suficientes y para todos los afectados para paliar los efectos de la sequía, a la vez que se aceptó hacer un seguimiento de la situación a través de la comisión de Agricultura.

Por unanimidad, pero aceptando, con una pequeña modificación, sólo el segundo punto de la moción, se aprobó la proposición de Ganemos Salamanca que pedía instar «al Gobierno de España a que las empresas y entidades susceptibles de contratar con la administración sean objeto de registro público que incluya un desglose de la estructura por países, disponible para el conjunto de las administraciones públicas en beneficio de la transparencia fiscal internacional y la responsabilidad social corporativa», medida para luchar contra los paraísos fiscales.

Asimismo, se aprobó -con la abstención de Ganemos- el primer punto de la moción presentada por Ciudadanos para que se inste al presidente del Consejo del Alfoz de Salamanca para que se convoque el mismo con el fin de dialogar y poner sobre la mesa inquietudes e iniciativas en beneficio de los municipios y vecinos a los que afecta.

Por otro lado, la moción que se dejó sobre la mesa fue presentada por el Grupo Socialista y en ella pedía la realización de un catálogo de los bienes inmuebles del patrimonio etnográfico de la provincia de Salamanca, algo en lo que estaban de acuerdo todos los partidos, puesto que es necesario conocer para preservar y también porque dicho inventario ayudaría al desarrollo turístico provincial y facilitaría trabajos de investigación, divulgación y estudio. Propuesta que, según el diputado de Turismo, Javier García, habría que concretar, definir y limitar en una comisión extraordinaria con las aportaciones de las cuatro formaciones políticas, de ahí que se dejara sobre la mesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos