Sarrión pide explicaciones por el estado de los servicios no sanitarios del hospital

José Sarrión, junto a las trabajadoras del hospital y el coordinador local de IU./LAYA
José Sarrión, junto a las trabajadoras del hospital y el coordinador local de IU. / LAYA

La futura línea fría y la empresa que gestiona la lavandería están en el punto de mira de los trabajadores y de Izquierda Unida

REDACCIÓN / WORD

La formación política Izquierda Unida-Equo registrará una solicitud de comparecencia para el gerente de Sacyl, Rafael López, con la intención de que dé explicaciones sobre lo que está sucediendo con los servicios no sanitarios del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, tal y como explicó ayer su portavoz en las Cortes de Castilla y León, José Sarrión.

Además, la confluencia de formaciones políticas también registró ayer en el Parlamento regional una batería de 11 preguntas parlamentarias con respuesta escrita para inquirir sobre el establecimiento de la línea fría en las cocinas del hospital de Salamanca y la posible pérdida de puestos de trabajo que, según la formación, ello conllevaría, así como sobre el funcionamiento de la concesión del servicio de lavandería a una empresa privada.

Por último, Sarrión registrará una pregunta oral dirigida al consejero de Sanidad para que responda a los planteamientos de las trabajadoras de los servicios de cocinas y lavandería del hospital de Salamanca. Entre las cuestiones planteadas, Sarrión adujo que hay que aclarar el porqué de la segunda convocatoria del concurso de la cocina del hospital de Salamanca, «la situación que acreditan las trabajadoras de dicho servicio con un vídeo donde se muestra cómo la máquina de hacer purés genera problemas por su antigüedad, ya que la trajeron del hospital General Yagüe de Burgos».

Además, el portavoz de IU-Equo denunció la tremenda explotación de las trabajadoras de los servicios no hospitalarios del Complejo Asistencial de Salamanca y consideró necesario aclarar «porque no se realiza la cobertura de las vacantes en cocinas». «El consejero mintió cuando le interrogué sobre la situación de la cocina de Salamanca y dijo que nadie perdería su trabajo por la aplicación de la línea fría, porque ya se está perdiendo empleo», concluyó.

En ese mismo sentido se expresó la trabajadora del servicio de lavandería, Agustina Hernández, quien denunció que la empresa concesionaria está dando «sábanas sucias con manchas de orina y sangre, almohadas en mal estado, ropa rota o de otros hospitales, fundas de colchón deterioradas y ropa sin planchar». Por último, la trabajadora del servicio de cocinas Mar García confirmó que «no les importa nuestra salud ni lo que comamos», aseguró sobre el consejero de Sanidad y su equipo en referencia a la implantación de la línea fría, «solo les interesa el ahorro y favorecer a amigos que equipan las cocinas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos