Salamanca quintuplica la caída media de las ventas del tabaco en España

Estanterías de un estanco de la capital salmantina, repletas de cajetillas de tabaco de un amplio elenco de marcas. / MANUEL LAYA

El sector facturó en el primer semestre 37,1 millones, un 5% menos en comparación con 2016

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El sector del tabaco no levanta cabeza y sigue acumulando un retroceso progresivo, no especialmente llamativo pero sí de forma continuada, en sus ganancias y ventas. La última estadística de cifras que ha hecho pública el Comisionado del Mercado del Tabaco así lo atestigua. De continuar con esta tendencia, el sensual estribillo de ‘Fumando espero al hombre que yo espero’, que entonaba de forma seductora y provocativa la legendaria belleza encarnada por la difunta Sara Montiel, amenaza con ingresar, sin prisa pero sin pausa, en el baúl de los recuerdos del imaginario colectivo de millones de españoles, para los que inhalar tabaco se ha convertido en un hábito ajeno que cada vez arrastra a menos acólitos.

Según este organismo autónomo del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, la facturación durante el primer semestre del año 2017 cayó, aunque de forma leve, en todo el territorio nacional, si se compara el volumen de ventas con las cifras correspondientes a la primera mitad de 2016. En España el sector del tabaco facturó entre los meses de enero y junio del presente año un total de 5.643 millones de euros, lo que supuso una tímida bajada del 1% respecto al mismo periodo de 2016, cuando se facturaron 5.681 millones.

E n el caso específico de Castilla y León, también se detectó un descenso. En el primer semestre de este año las ventas de cajetillas de cigarrillos, cigarros (puros), tabaco para liar y tabaco para pipa –las cuatro modalidades con las que se estructura y vertebra este controvertido sector de la economía– se materializaron en 292 millones de ingresos, siete millones menos en comparación con los 299 millones de los meses de enero, febrero, marzo, abril, mayo y junio de 2016. Es decir, en nuestra Comunidad Autónoma se detectó una disminución cifrada en un 3% aproximadamente, por encima, por lo tanto, del promedio nacional.

Sin embargo, la provincia de Salamanca arroja una bajada en la generación de ingresos a partir del tabaco claramente más intensa, detectándose una disminución superior al 5%, es decir, multiplicando por cinco la media del conjunto del territorio nacional.

El mercado nacional registró una leve bajada del 1% y en Castilla yLeón se situó en el 3%

A lo largo de los meses de enero, febrero, marzo, abril, mayo y junio de este año se recaudaron, sumando las cuantías correspondientes a la venta de cajetillas de cigarrillos, cigarros, tabaco para liar y tabaco para fumarlo en pipa, un total de 37.105.205 euros. Sin embargo, fue una cantidad claramente inferior a los 38.810.220 euros contabilizados en la primera mitad de la pasada anualidad. El sencillo uso de una calculadora permite deducir la citada bajada del 5%.

Cuatro opciones

El análisis detallado y el estudio pormernorizado de los cuatro estamentos desprende que hubo bajadas de todos ellos en la provincia de Salamanca en este año. En este primer semestre se vendieron 7.093.996 cajetillas de cigarrillos, frente a las 7.558.992 del mismo periodo de 2016.

En materia de cigarros, se distribuyeron entre sus fieles consumidores 8.222.159 unidades, frente a las 8.482.782 del intervalo que osciló entre enero y junio del pasado ejercicio.

Respecto al tabaco para liar, se vendieron 15.903 kilos –menos que los 17.105 de 2016– y en tabaco para pipa se repartieron en los 180 estancos 2.727 kilos, por debajo de los 2.902 del año anterior.

Los más de 38 millones que facturó el universo tabaquero durante el primer semestre de este año se desglosan en 31,8 millones cosechados a partir de la venta de las cajetillas de cigarrillos, 2,2 millones recaudados por la venta de cigarros, 2,7 millones por el tabaco para liar y únicamente 268.000 euros por el tabaco para inhalar en pipa.

Los profesionales del sector también corroboran que la provincia salmantina se ha visto especialmente castigada este año por la caída de las ventas, con una intensidad mucho más acusada si se traza un paralelismo con las realidades vividas en otras provincias.

El presidente de la Asociación Provincial de Estanqueros de Salamanca, Generoso Rodríguez, atribuye fundamentalmente este nuevo desplome en el conjunto provincial a las dañinas repercusiones que conlleva para la cotidiana actividad del sector la proliferación del tabaco ilegal a través de la denostada práctica del contrabando. «Es cierto que Aduanas y la Guardia Civil están haciendo muchos esfuerzo y han mejorado los resultados de las aprehensiones contra el tabaco ilegal , pero Salamanca es una de las provincias más perjudicadas... Se ha notado la caída y en las provincias de Andalucía y Extremadura, donde tradicionalmente siempre ha habido mucho contrabando, se ha notado una ligera mejoría, pero en Salamanca no ha sido así».

Mafias

El tabaco picado está siendo cada vez más objeto del contrabando, acompañándose este fenómeno con posibles riesgos y daños para los potenciales consumidores. «Llegan a meter estiércol y todo eso es muy peligroso para la salud humana», advierte en sus reflexiones Generoso Rodríguez. Además, los fumadores que optan por adquirir tabaco ilegal, muchas veces a a través del supuesto anonimato que irradia Internet, se enfrentan, solo por el hecho de comprarlo y recibirlo en su domicilio, a sanciones que alcanzan hasta los 2.000 euros. «Con una multa así un consumidor puede comprar muchísimas cajetillas de forma legal en cualquier estanco, tiene para fumar por mucho tiempo, y evita que le descubren y le pongan multas así».

Por si fuera poco, el tabaco ilegal y de contrabando se ha convertido en una mercancía especialmente preferida por las mafias en los últimos tiempos, por lo que el decidido empeño y la estrategia de lucha de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para frenar esta práctica delictiva tropieza con más dificultades.

Fotos

Vídeos