Salamanca tiene los profesores con más edad de la región y solo el 2% baja de los 30

Una profesora imparte clases en un instituto de la provincia salmantina. /WORD
Una profesora imparte clases en un instituto de la provincia salmantina. / WORD

Casi la mitad de los docentes que imparten clases en colegios e institutos supera los 50 años

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Un reciente informe del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Castilla y León (STECyL) ha encendido las alarmas en el tejido educativo de la provincia, al desvelar el preocupante envejecimiento de las plantillas del profesorado en los colegios e institutos salmantinos.

El detallado elenco de datos que vertebra el citado informe arroja una conclusión demoledora, como es el hecho de que Salamanca arroja la tasa de envejecimiento más elevada de las plantillas docentes en los niveles educativos no universitarios de las nueve provincias que integran el territorio de Castilla y León. Como referencia especialmente significativa, el estudio pone de relieve que únicamente el 2,25% de los profesores salmantinos tienen menos de 30 años. Traducido este porcentaje a cifras reales, solo hay 76 profesores por debajo de la barrera de los 30 años, un bloque especialmente minoritario si se tiene en cuenta que la plantilla total de profesores de la provincia se sitúa en, exactamente, 3.376 docentes, tal como se desglosa a partir de las tablas estadísticas que maneja esta formación sindical, referidas al pasado curso 2015-2016.

El otro extremo de la balanza también incita al desasosiego. No en vano, más del 47% de los docentes han sobrepasado el umbral de los 50 años. De ellos, el 41,02% –es decir, 1.385 profesores– se aposentan en una franja de edad que oscila entre los 50 y los 59 años. Hay un 5,63% que supera los 60 años –190 casos– y en la cúpula de la pirámide irrumpen 23 profesores (un 0,68%), con una trayectoria vital superior a los 65 años.

El segmento docente comprendido entre los 30 y los 39 años equivale al 19,34%, mientras que los que se mueven entre los 40 y los 49 años suponen el 31,07%.

Los últimos datos ponen de relieve que hay 190 casos con más de 60 años y 23 con más de 65

Si Salamanca irradia las variables más sombrías respecto a la edad de los docentes que imparten enseñanza en las aulas de los colegios e institutos, hay otras provincias de la Comunidad que salen mejor paradas. Son los casos concretos de Burgos y Segovia, que se aúpan a la cabeza de la clasificación con un 4,74% y un 4,50% respectivamente de profesores con menos de 30 años. La vecina Valladolid, en cambio, se tiene que conformar con un panorama bastante parecido al que se vislumbra en los colegios e institutos salmantinos, dado que los docentes vallisoletanos con menos de 30 años son solo el 2,75% del total provincial. De hecho, Valladolid acompaña a Salamanca en este particular furgón de cola y se posiciona en el penúltimo peldaño.

Por si fuera poco, el informe sindical también arroja una retrospectiva teñida de síntomas pesimistas cuando ahonda en la evolución experimentada en este capítulo desde el curso 2010-2011. La variación porcentual es negativa y resulta especialmente elocuente, dado que en aquel curso trabajaban un total de 195 profesores con menos de 30 años. Es decir, se han perdido a lo largo de este último lustro lectivo nada más y nada menos que 119 jóvenes docentes.

Si se traza una comparativa con la media regional, se detecta que en el conjunto de Castilla y León hay 871 profesores con menos de 30 años, es decir, apenas el 3,37 % de los 25.873 que conforman el global de las plantillas. Con todo, la tasa media regional mejora claramente la salmantina, al estar condenada ésta a unos parámetros muy inferiores y que se resumen en el ínfimo 2,25% citado anteriormente.

Conclusiones

A la hora de diseñar una reflexión y extraer unas conclusiones sobre la interpretación de este marabunta de cifras y porcentajes, el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza subraya que entre los cursos 2010-2011 y 2015-16 se ha producido una diminución en las plantillas docentes de Castilla y León de casi un 4% del profesorado menor de 30 años. El 3,37% del profesorado que tenía en el curso 2015-16 menos de 30 años contrasta radicalmente con el 7,27% existente en el periodo lectivo 2010-2011.

Por el contrario el profesorado con más de 50 años supone en la actualidad más del 40% del total, incrementándose su porcentaje en casi un 5% a lo largo del lustro. De estos datos se deduce que el envejecimiento de la plantillas de los centros educativos se acelerará si no se ponen medidas adecuadas, según enfatiza la central sindical.

Soria es la provincia de Castilla y León con el profesorado más joven, seguida de Burgos

En términos globales, en el informe se llega a la conclusión de que la provincia con el profesorado más joven es Soria, seguida de Burgos y la que tiene el profesorado de mayor edad es claramente Salamanca, seguida por Valladolid. Para obtener estas deducciones, hay que valorar no solo los casos de los profesores con edades inferiores a los 30 años, sino todos los segmentos, incluidos los que se ubican por encima de la franja de los 65.

Además, la radiografía obtenida por este sindicato engarza estas cifras con «la imposición de las diferentes medidas de recorte» a lo largo de los últimos años sobre las plantillas docentes en Castilla y León. «Además de haberse reducido considerablemente en su número, se han ido envejeciendo», se anota en el informe. A todo ello hay que sumar la falta de convocatoria de oposiciones en unos casos y la escasa oferta en otros, que han desembocado en que se haya impedido el acceso de profesores con titulación reciente a la función pública docente que garanticen el adecuado reemplazo y el relevo generacional.

Tabla reivindicativa

Ante este desolador panorama, el sindicato aprovecha este informe para lanzar a la opinión pública un amplio abanico de reivindicaciones, como la retirada de los reales decreto leyes que «impusieron los recortes, el aumento del horario lectivo y las ratios y el empeoramiento de las condiciones laborales del profesorado», además de pedir que se arbitren medidas acordes para «cuidar la salud de los docentes», ya que la especificidad del trabajo en el aula requiere un esfuerzo mayor a medida que el profesorado tiene más edad. En conformidad con todo ello, el sindicato insta a la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León a que legisle la reducción del horario lectivo a todos aquellos profesores que han superado los 55 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos