Salamanca ya tiene 204 jubilados por cada 100 menores de 16 años

Un jubilado en un banco de la Plaza Mayor. /WORD
Un jubilado en un banco de la Plaza Mayor. / WORD

Este dato la sitúa como la tercera provincia más envejecida de la comunidad autónoma, tan sólo por detrás de León y de Zamora

D.B.P. / WORDSALAMANCA

La Fundación Adecco publicó ayer un informe que corrobora que Salamanca tiene más historia que futuro.

El estudio, basado en los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, concluye que Salamanca es la tercer provincia más envejecida de Castilla y León, con una proporción de 204 jubilados por cada 100 menores de 16 años. Tan sólo León y Zamora tienen peores cifras que Salamanca. A los paupérrimos datos de población y de emigración revelados hace apenas una semana se une este estudio que corrobora algo que todo el mundo sospecha: Salamanca se despuebla y la población envejece. Según el INE, la provincia tiene 2.429 habitantes menos que hace un año.

Tendencia global

Salamanca, después de todo, condensa la tendencia nacional y regional. España y Castilla y León envejecen a marchas forzadas y Salamanca lo hace más deprisa aún.

Según el informe de Adecco, Castilla y León tiene una tasa de envejecimiento del 190% (190 jubilados por cada 100 menores de 16 años) y España, del 118%, dos puntos más que en 2016. Adecco explica que «contrastan las cifras actuales con las de finales de siglo XX, cuando Castilla y León era una región joven: en 1980 se contabilizaban 56 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16, con lo que estábamos ante una sociedad en plena expansión y con gran potencial para crecer económica y laboralmente».

La situación actual es la opuesta. Adecco afirma que «el aumento de la esperanza de vida y la disminución de la tasa de natalidad son los principales causantes de esta realidad». De hecho, calculan que en 2030 los mayores de 65 supondrán el 30% de la población, frente al 18% actual.

¿Qué consecuencias tendrá este fenómeno? Según el director general de la Fundación Adecco, Francisco Mesonero «la relación cotizante-pensionista es actualmente de 2,1, considerándose una ecuación sostenible a partir de 2,5 contribuyentes por cada jubilado. Si continúa esta tendencia, para 2052 se estima que, por cada persona inactiva, habrá poco más de una persona trabajando, lo que sin duda pone en peligro la sostenibilidad de nuestro sistema».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos