Salamanca y Aquitania invitan a una ciudad belga a sumarse a Erasmus Plus

Delegación de Nueva Aquitania junto a los representantes de la Diputación./Víctor Antoraz
Delegación de Nueva Aquitania junto a los representantes de la Diputación. / Víctor Antoraz

Salamaq fue el escenario de una reunión entre ambas regiones sobre el programa de movilidad de estudiantes de agricultura y ganadería

EVA CAÑASSalamanca

nia en Salamaq, la región francesa con mayor producción agraria y de ganado vacuno, el vicepresidente de su Consejo Regional, Jean-Pierre Raynaud, compartía una de sus preocupaciones del sector que comparte con la provincia de Salamanca:«Un punto de debilidad que tenemos en común es la falta de instalación de jóvenes en nuestro territorio para trabajar en el campo y la iniciativa Erasmus Plus puede ser una respuesta para crear redes y positividad sobre la agricultura», apuntaba.

A primera hora de la mañana mantuvieron un encuentro responsables de Nueva Aquitania y la Diputación de Salamanca, encabezada por su presidente,Javier Iglesias, quien adelantaba que para llevar a cabo este proyecto de calado internacional, con el que se promoverá la movilidad de jóvenes que cursan estudios relacionados con la agricultura y la ganadería, necesitan la incorporación de un tercer socio. En este caso, la invitación se realizará a Libramont, una ciudad belga, que cuenta con una universidad de prestigio y una destacada vinculación agraria.

Otro aspecto que destacó este responsable de Nueva Aquitania es la importancia de trabajar en aspectos de investigación e innovación porque el sector agropecuario se enfrenta al cambio climático, «y hay que dar propuestas y soluciones a los agricultores para que sigan siendo actores económicos importantes en nuestro territorio».

Nueva Aquitania y Salamanca tienen en común también la organización de una feria dedicada al sector, en ambos casos, de las más importantes de Europa. «Compartimos muchos intereses sobre el valor que se da a los productos con los signos de calidad», matizaba Jean-Pierre Raynaud.

Asimismo, mencionaba entre sus inquietudes la próxima reforma de la Política Agraria Común (PAC), «tenemos que trabajar juntos en ese nuevo desafío», en la cuál, según añadía el vicepresidente del Consejo Regional de Nueva Aquitania, «los cambios presupuestarios pueden ser importantes».

Por su parte Javier Iglesias recordaba que los primeros contactos conNueva Aquitania comenzaron hace ya 10 años, «y hoy podemos afirmar que esta asociación es estratégica y nos permite avanzar de forma paralela a ambos territorios en un aspecto tan trascendente para nuestra economía como la agricultura y la ganadería».

En el día de Nueva Aquitania también intervino el presidente del Salón de Agricultura de Aquitania, Dominique Graciet, quién centró su discurso en la importancia de la comunicación de los jóvenes agricultores y ganaderos, «que hablen de la calidad de los productos y de su trabajo», y es un desafío que tienen que desarrollar en las ferias, según este responsable. Además, insistió en que «no habrá desarrollo rural sin agricultores y negocios».

Fotos

Vídeos