El rostro de Jesucristo cobra vida bajo la advocación de la Humildad

La imagen del Santísimo Cristo de la Humildad, durante su bendición, presidida por Francesco Patton./VÍCTOR ANTORAZ
La imagen del Santísimo Cristo de la Humildad, durante su bendición, presidida por Francesco Patton. / VÍCTOR ANTORAZ

El custodio de Tierra Santa bendijo ayer la imagen de la Hermandad Franciscana

EVA CAÑAS / WORD

Salamanca conoció ayer el rostro del Santísimo Cristo de la Humildad, de la Hermandad Franciscana, que fue bendecido por el custodio de Tierra Santa, Francesco Patton, en la iglesia de San Francisco y Santa Clara.

De las manos de Fernando Mayoral, su escultor, ha nacido un crucificado que saldrá en procesión por las calles de la ciudad el sábado de Pasión, en el prólogo de la Semana Santa de Salamanca, desde la iglesia de San Martín.

Fotos

El acto que tuvo lugar ayer por la tarde, presidido por Patton y concelebrado por más de una docena de sacerdotes, entre ellos el vicario general de laDiócesis de Salamanca,Florentino Gutiérrez, comenzó con la intervención de Hugo, miembro de la Hermandad Franciscana, de 11 años de edad, donde agradecía la presencia del custodio de Tierra Santa, y también recordaba una visita previa al taller de Mayoral, «cuando la talla estaba hecha en barro y con alambres». De ese momento, destacó que pudo tocarle los pies y las manos, «y hasta oírle respirar». Y ante la imagen titular de su hermandad, el pequeño Hugo pidió que le acompañase en la fe, así como cumplir con el compromiso con Tierra Santa. Por su parte, Francesco Patton en sus primeras palabras recordó que el Cristo de la Humildad da nombre a la hermandad y al vínculo que ella tiene con Tierra Santa. Su bendición coincide en tiempo de Adviento, «en la espera de una nueva venida deJesucristo». El custodio de los lugares santos que Cristo primero fue un hombre humilde, y más tarde «humillado». Patton vinculo la figura de Jesús con la humildad, «la más auténtica», como la que expresaba San Francisco de Asís:«Mirad hermanos, la humildad de Dios y derramad ante él vuestros corazones».

Acto seguido a su intervención dio comienzo el rito de la bendición de la imagen de la Hermandad Franciscana, dondeFrancesco Patton exhortó a que el Cristo de la Humildad, «sea llamado a constatar la humildad auténtica, que es la obediencia a Dios y a su Palabra, el camino a la auténtica gloria de poder vivir en Dios».

Después, la imagen recibió la bendición con agua e incienso a cargo del custodio de Tierra Santa, mientras que los presentes entonaban «Victoria, tu reinarás, oh! Cruz, tu nos salvarás». Y una vez que la talla de Fernando Mayoral recibió la bendición, antes de volver al altar, Francesco Patton besó la rodilla del crucificado.

Las peticiones fueron el siguiente paso de la celebración donde se pidió por la Iglesia y por los fieles cristianos, «para que mantengan viva la llama de la fe en los lugares santos», anunciaban. Asimismo, se pidió por los integrantes de la Hermandad Franciscana, que desde hoy (por ayer), «verán el rostro de Cristo en la imagen de la Humildad».

La colecta de la bendición tenía como destinatarios a los cristianos perseguidos de Tierra Santa, y de esta forma, recordaron su vínculo en Salamanca con los lugares santos y la labor que los franciscanos allí hacen.

Antes de finalizar la eucaristía y ceremonia de bendición, el hermano mayor de la Hermandad Franciscana, José Manuel Ferreira Cunquero, se dirigió a los presentes (que llenaban los bancos del templo), entre otras cuestiones, para recordar que se trataba de un momento histórico, «que perdurará para nuestros predecesores», y en relación a Francesco Patton, le encomendó a que se lleve de esta ciudad, «el compromiso de esta hermandad de sensibilizar sobre la misión de los franciscanos en Tierra Santa, así como promover los viajes a dichos lugares». Ferreira también agradeció el esfuerzo de Mayoral, «con una joya que perpetuará su memoria en la Semana Santa de Salamanca».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos