Rivero gana por un ajustado margen y promete elevar el prestigio de la Usal

Ricardo Rivero festeja con los miembros de su candidatura la victoria electoral arropado por los aplausos de sus seguidores en el Aula Unamuno. /MANUEL LAYA
Ricardo Rivero festeja con los miembros de su candidatura la victoria electoral arropado por los aplausos de sus seguidores en el Aula Unamuno. / MANUEL LAYA

Conquista el Rectorado con el 51% de los votos y se impone al 48,9% obtenido por Corchado

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Ricardo Rivero Ortega se convirtió ayer en el rector que dirigirá los destinos de la comunidad universitaria durante el próximo cuatrienio y gestionará la trascendental conmemoración del VIII Centenario durante 2018. El catedrático de Derecho Administrativo se impuso de nuevo en la decisiva cita con las urnas, al igual que lo hizo en la primera vuelta electoral del pasado 20 de noviembre, aunque en esta ocasión de una forma ajustada, con poco más de dos puntos de diferencia sobre el catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial, Juan Manuel Corchado. Rivero recibió el 51,04 % de los votos ponderados, mientras que Corchado se tuvo que conformar con el 48,95% .

El nuevo rector y los miembros de su candidatura festejaron la victoria electoral en el popular bar Las Caballerizas de la Facultad de Filología. Posteriormente se encaminaron al Aula Unamuno de las Escuelas Mayores, donde Rivero fue ovacionado y aplaudido de forma reiterada por las decenas de universitarios que abarrotaban la sala. Previamente, el presidente de la Junta Electoral, Agustín Sánchez de Vega, hacía oficiales los resultados de la apasionante votación celebrada ayer.

Rivero reiteró en varias ocasiones, en su primera intervención como nuevo rector, su firme compromiso de integrar en su proyecto a las tres candidaturas que encabezaron sus rivales electorales, como fueron Juan Manuel Corchado, María Ángeles Serrano y Francisco Giner Abati. «Vamos a trabajar todos los que creemos en un proyecto de universidad y vamos a trabajar juntos los próximos cuatro años», subrayó Rivero, quien avanzó que «vamos a pedir a los equipos de Corchado, Serrano y Abati que se integren en este proyecto común».

El catedrático de Derecho ganó en los sectores del alumnado y el personal no docente

El catedrático de Derecho Administrativo destacó la «extraordinaria participación» registrada en la jornada electoral tanto entre el profesorado y el personal de administración y servicios, como entre los estudiantes, un hito que se ha alcanzado gracias «a todas las candidaturas».

Respecto a los desafíos que quiere conquistar con su gestión rectoral, Rivero se comprometió a trabajar por conseguir «una Universidad de Salamanca más grande y más prestigiosa»,fruto del esfuerzo de «todos» los universitarios. En su opinión, la institución académica salmantina debe estar «a la altura de su prestigio histórico internacional».

Como medida prioritaria, Ricardo Rivero adelantó que él y su equipo se volcarán en sus primeras semanas de gestión en la elaboración y el diseño del presupuesto del año 2018, enfocado todo ello hacia la magna conmemoración del VIII Centenario. Para acometer esta reto, el nuevo equipo rectoral tiene previsto reunirse con el equipo de gobierno saliente de Daniel Hernández Ruipérez, con el fin de compartir información sobre los proyectos que están en curso, ya que «todo lo que se está desarrollando» se debe mantener, proteger y aumentar. En enero y después de las vacaciones navideñas, el nuevo equipo rectoral comenzará adoptar las primeras medidas para el desarrollo de su programa electoral.

Se registró un empate entre ambos candidatos en uno de los bloques del profesorado

Ante la insistencia periodística, Rivero confesó que la jornada de ayer fue «el día más feliz de mi vida académica» y reconoció que inicialmente pensaba, cuando arrancó el proceso electoral, que la victoria sería para Juan Manuel Corchado. «Él partía con una ventaja notoria, ya que desde la posición que ha ejercido se llega con más éxito a la comunidad universitaria». Sin embargo y según transcurrían las semanas y comenzó a percibir «el apoyo» de diferentes sectores de la comunidad universitaria, se percató de que la victoria era perfectamente factible. Admitió también que la jornada de ayer la vivió con gran preocupación, «porque sabía que el resultado iba a estar muy ajustado».

En relación a la reclamación de Juan Manuel Corchado ante la Junta Electoral, Rivero dio por zanjado este espinoso asunto al afirmar que «el momento de la sana confrontación democrática ha terminado».

Por su parte, el presidente de la Junta Electoral, Agustín Sánchez de Vega, informó que se contabilizaron durante la votación un total de 8.393 sufragios válidos, de un censo total de 28.533 personas, De ellos 4.299 han respaldado a Rivero y 3.664 a Corchado, alcanzándose un 30,18% de participación electoral, ligeramente por encima del 30,13% contabilizado en la primera vuelta.

El escrutinio puso de relieve que Rivero obtuvo el mayor porcentaje de votos en tres de los siete sectores: profesores asociados (150 votos, 55,9 % sobre el total del sector frente al 44,03% de Corchado); estudiantes de grado (2.807 votos, 55,2 % frente al 44,7 % de su oponente) y personal de administración y servicios (520 votos, 61,03 % frente al 38,9 % obtenido por Corchado).

Por su parte, el catedrático de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial se alzó con la mayoría de los votos emitidos en los sectores de profesores doctores con vinculación permanente (513 votos, 51,6 % sobre el total del sector frente al 48,3 % de Rivero); ayudantes y personal investigador en formación (121 votos, 74,6 % frente al 25,3 % de Rivero) y estudiantes de master y doctorado (213 papeletas, 50,3 % frente al 49,6 % de Ricardo Rivero). Curiosamente, se dio la circunstancia de que ambos candidatos empataron a 90 votos en el resto de categorías del profesorado con excepción de los docentes asociados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos