Retratos de la vida cotidiana

Julia Domínguez, junto a varias de las fotos de la muestra en la sede de la Filmoteca de Castilla y León en Salamanca / Víctor Antoraz

La Filmoteca inaugura una exposición fotográfica de Otilio Vega, centrada en los oficios de la España de los años 50 y 60

DANIEL BAJO PEÑASalamanca

La historia cotidiana también tiene quien la retrate. La Filmoteca de Castilla y León inauguró ayer la exposición ‘Otilio Vega. El trabajo en Tierra de Campos’, compuesta por 86 imágenes que reflejan una España, la de los años 50 y 60, a caballo entre los coletazos de la posguerra y la emigración masiva a las ciudades.

Otilio Vega trabajó casi 40 años como fotógrafo. En esas cuatro décadas tuvo tiempo de retratar a miles de alumnos de colegios, fiestas populares, bodas, funerales, eventos deportivos, paisajes y oficios, y de estos trata de la exposición de la Filmoteca. Las 86 fotografías captan escenas de empleos de la época, muchos de ellos ya perdidos, y plasman un reflejo de una España desaparecida: Hay imágenes de ancianas vendiendo dulces y pipas en las calles, de familias enteras elaborando queso de cabra, de limpiabotas buscando clientes, de labriegos descansando tras su ardua jornada de trabajo y de doncellas transportando la compra a la casa en la que sirven.

También hay bares con viejos anaqueles, orquestas tocando en las fiestas de los pueblos y tiendas de ultramarinos con los clientes mirando a la cámara y quizá pensando qué hacía un fotógrafo allí. Cualquiera que creciese en aquellos años, fuese en el campo o en la ciudad, verá plasmada una parte de su vida en la que todos los miembros de las familias arrimaban el hombro para salir adelante y los oficios pasaban de padres a hijos.

Documento etnográfico

La sobrina de Otilio Vega, la profesora de grabado y fotógrafa Julia Domínguez, aprendió de él, trabajó con él y se responsabilizó del archivo de su tío cuando éste falleció. En 1998 depositó en la Filmoteca de Castilla y León los 450.000 negativos que Otilio Vega almacenó a lo largo de su vida profesional (las fotos de 1942 a 1949, elaboradas con una cámara minutera, prácticamente se han perdido). Además, se ha ocupado de seleccionar, junto a los responsables de la Filmoteca, las 86 imágenes de la muestra.

Julia Domínguez explica que su tío nunca se consideró un artista de la fotografía y que hablaba de esta como «su oficio», con el que se ganaba la vida. Esta profesión le permitió viajar por toda la Tierra de Campos retratando a sus habitantes, sus actos sociales y su vida cotidiana. Fue un trotamundos y, posiblemente sin saberlo, acabó creando «un documento sociológico y etnográfico de primer orden» de la provincia de Zamora y, sobre todo, de la comarca de Tierra de Campos.

La exposición está organizada por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León y permanecerá en la Filmoteca regional hasta el 16 de enero. El horario de visitas al público de la exposición será los martes, miércoles, jueves y viernes de 10:00 a 14:00 horas y por la tarde, de 16:30 a 18:30 horas.

Julia Domínguez explica que el próximo verano tiene intención de organizar una muestra fotográfica con algunas de las imágenes captadas por su tío en Aspariegos, el pueblo zamorano donde vivió casi 20 años y donde empezó a trabajar como fotógrafo.

Fotos

Vídeos