UGT reclama una dotación económica suficiente contra la violencia de género

Una de las ponencias de la jornada de ayer. / MANUEL LAYA

Afirman que «no podemos quedarnos en las formas» y que hay que «erradicar un problema estructural» basado en «la desigualdad»

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos (Fesp) de UGT Salamanca organizó ayer una jornada de análisis sobre la retos pendientes en las administraciones a la hora de combatir la violencia de género.

Entre los ponentes hubo representantes de la Policía Local, la Subdelegación del Gobierno, el Complejo Asistencial de Salamanca, la Asociación Adavas y el propio sindicato UGT. El subdelegado del Gobierno, Antonio Andrés Laso, se encargo de inaugurar la jornada, mientras que la Secretaria de Mujer e Igualdad y Servicios Sociosanitarios de la Fesp de Castilla y León, Fonsi Bonafonte, se ocupó de clausurarla. Bonafonte fue muy crítica con la situación actual que vive la lucha contra la violencia machista, especialmente por la falta de dotación económica.

Según Bonafonte, «no podemos quedarnos en las formas», en alusión a los minutos de silencio, las declaraciones institucionales y los acuerdos, sino ir al fondo «para erradicar un problema estructural y que hunde las raíces en la desigualdad». El Gobierno ha lanzado «un ataque feroz» contra la igualdad y «ha dinamitado» tres líneas de financiación de programas de sensibilización, estudios de género en las universidades y formación y planes de igualdad en las pymes.

Según la documentación aportada por UGT, en el primer trimestre del año las víctimas de violencia de género aumentaron un 20,1% en Castilla y León. El sindicato también critica el «recorte presupuestario» en esta materia y tilda la cuantía que destina la Junta a la lucha contra la violencia machista de «migajas y miserias» (4,4 millones de euros de los 925 de las cuentas regionales).

Otros puntos de vista

Además de Fonsi Bonafonte también participó el secretario general de la Fesp de UGT Salamanca, Fernando López, quien citó las carencias en este terreno, como la ausencia de normativas especificadas, la atención posterior a las víctimas o falta de disponibilidad material, entre otras cuestiones.

También intervino el inspector de la Policía Local Abelardo Peribáñez, que presentó la labor de dicho cuerpo de seguridad contra la violencia de género y la enfermera del servicio de urgencias Josefa García, que explicó que no hay un perfil determinado de víctima y que comentó que sería «recomendable» crear un protocolo de actuación para mujeres con daños «que no se ven». El subdelegado del Gobierno, por su parte, calificó la violencia machista de «intolerable» y afirmó que es una «cuestión de Estado que nos indigna a todos por igual». '

Fotos

Vídeos