PSOE, Podemos e IU critican al unísono el cierre de las unidades de planificación familiar

Interior del centro de salud de La Alamedilla. / Word

Dichos servicios, ubicados en los centros de salud de Alamedilla y San José, dejan de prestar servicios durante el verano por las vacaciones de su personal

REDACCIÓN / WORDSalamanca

El PSOE, Izquierda Unida y Podemos expresaron ayer su oposición a la decisión de la Junta de Castilla y León de cerrar durante el verano y por vacaciones del personal las dos únicas unidades de Planificación Familiar que existen en la capital salmantina.

Los socialistas criticaron que el Gobierno autonómico haya decidido no sustituir ni cubrir las bajas del personal de estas dos unidades -ubicadas en los centros de salud de La Alamedilla y del barrio de San José- por las vacaciones de verano y haya suspendido su actividad y el servicio que prestan hasta después del verano. Es por ello por lo que el procurador del PSOE por Salamanca Fernando Pablos ha anunciado que presentará en las Cortes autonómicas una iniciativa para evitar o paliar este cierre y «devolver a los ciudadanos la atención y el necesario servicio que vienen prestando estas unidades».

El parlamentario resalta que la falta de actividad de las dos unidades de planificación familiar se suma y se une a la reducción de camas hospitalarias, a la suspensión de citas y consultas en otros departamentos tanto de atención primaria como especializada, y al cese de otros servicios. Finalmente, los socialistas expresan su temor de que este cierre temporal «no sea una excusa o una justificación para una vez acabado el verano se prolongue mucho más allá o incluso se haga definitivo».

Por su parte, fuentes hospitalarias confirmaron ayer a Efe que el cierre es una cuestión puntual y que el servicio de planificación familiar se seguirá prestando desde el Hospital Virgen de la Vega.

Recorte de derechos

El partido Podemos,por su parte, opina que el cierre «es un recorte salvaje de los derechos de las mujeres y un atentado» contra ellas.

A través de un comunicado, Podemos denuncia que supone «un atentado contra los derechos de la mujer y el desarrollo de una sexualidad femenina sana».

Además, añade que la medida adoptada afecta «especialmente a las mujeres con menos recursos de la población obligándolas a recurrir a clínicas privadas». En este sentido, la formación reclama «la apertura inmediata de los dos centros de planificación cerrados y la continuidad de los servicios sanitarios para el bienestar y la vida sexual sana de las mujeres salmantinas».

Del mismo modo, pide la contratación de más personal especializado para mejorar y ampliar la cobertura de los mismos.

Por su parte, Izquierda Unida, tras considerar que haber cubierto las vacaciones del servicio «no supondría un excesivo gasto económico», califica de «intolerable» la situación por considerar que el cierre de esas unidades «redundará en aumento de las listas de espera ginecológicas», además de generar «una serie de trastornos» en las usuarias y riesgos sanitarios añadidos.

Desde Izquierda Unida Castilla y León afirman que no hay justificación «plausible o creíble en el ahorro de gasto sanitario», puesto que la contratación de dos ginecólogas para suplir estas bajas vacacionales «no supondría un excesivo gasto económico, comparado al retraso en citas, pruebas clínicas y seguimientos».

Finalmente, desde Izquierda Unida alertan de que los demoras son ahora de uno y dos meses, respectivamente, en los centros de salud de La Alamedilla y del barrio San José.

Fotos

Vídeos