La presencia de políticos en la adjudicación de los contratos enfrenta a los concejales

Los ediles de Ganemos, Virginia Carrera y Gabriel Risco, comparecen ante los periodistas. /WORD
Los ediles de Ganemos, Virginia Carrera y Gabriel Risco, comparecen ante los periodistas. / WORD

Ganemos propone que la Mesa de Contratación del Consistorio la formen solo técnicos y el PP quiere que la presida su edil Carlos García Carbayo

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

La entrada en vigor el pasado 9 de marzo de la Ley de Contratos del Sector Público ha desembocado en una nueva trifulca política en el Ayuntamiento de Salamanca. El grupo municipal de Ganemos se mostró partidario ayer de que la Mesa de Contratación del Consistorio, órgano que decide la adjudicación de los contratos municipales, no esté integrada por ningún representante político y que esté formada solo por técnicos del Ayuntamiento, siguiendo las directrices que marca la nueva norma legislativa, si bien es cierto que ésta deja la puerta abierta, en el caso de las administraciones locales, a la presencia de representantes políticos.

El edil de Ganemos, Gabriel Risco, señaló que para que la transparencia sea máxima en las contrataciones municipales y con el fin de erradicar cualquier posible atisbo de corrupción, la Mesa de Contratación debería estar formada a partir de ahora por los tres funcionarios de más alto rango del Ayuntamiento, de modo que este órgano tendría «un carácter puramente técnico». De hecho, esta propuesta, que proporcionaría información plena a los grupos políticos al permitirles participar como oyentes, sin voz ni voto en dicho órgano municipal, ya ha sido secundada por la Diputación.

Sin embargo, el PP quiere que la Mesa de Contratación sí cuente con un representante político, con el fin de que el concejal de Fomento y Patrimonio, Carlos García Carbayo, la siga presidiendo, una idea a la que se opone frontalmente Ganemos. El planteamiento del PP es que la Mesa de Contratación quede reducida a solo tres miembros, con García Carbayo en la presidencia y completándola dos altos funcionarios municipales, como son el interventor y el secretario general.

La otra opción que se baraja es una Mesa de Contratación mucho más numerosa, con 15 miembros, ajustándose a la proporcionalidad del pleno municipal, algo que, presumiblemente, dificultaría su funcionamiento. La solución final se fijará este jueves en la votación que celebrará el pleno del Consistorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos