El Plan de Vivienda contará con 101 millones en la región y beneficiará a 43.000 personas

Salvador Cruz y Bienvenido de Arriba, ayer en la sede del PP./LAYA
Salvador Cruz y Bienvenido de Arriba, ayer en la sede del PP. / LAYA

La Junta agilizará los trámites administrativos para que la convocatoria de las ayudas al alquiler se pueda realizar después del verano

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El Plan de Vivienda para el periodo 2018-2021 que aprobó el Consejo de Ministros y que cuenta con la adhesión de la Junta de Castilla y León manejará un presupuesto total de 101 millones en nuestra región, de los que la Administración regional aportará 24 millones (el 30%) y más de 77 millones el Gobierno central. Un total de 43.356 personas se beneficiarán del mismo en la Comunidad Autónoma, de los que unos 5.000 corresponden a la provincia de Salamanca, según los datos facilitados ayer por el procurador regional del PP, Salvador Cruz, y por el diputado nacional de esta formación política, Bienvenido de Arriba.

De los ocho programas que integran el nuevo Plan de la Vivienda, la Junta dará una especial prioridad a tres líneas, como son las ayudas destinadas al alquiler de viviendas, con un montante total de 29,5 millones, la compra de viviendas por parte de los jóvenes en aquellos municipios con una población inferior a los 5.000 habitantes, que estará dotado con otros 29,4 millones, así como el fomento de la regeneración urbana, un capítulo para el que se asignan 18,34 millones. Además, la aplicación del nuevo plan repercutirá favorablemente en la reactivación del sector inmobiliario, con una previsión de crear 2.369 nuevos puestos de trabajo.

Salvador Cruz recalcó que este plan superará con creces las dimensiones y el número de beneficiarios del anterior, que en el caso de Castilla y León repartió ayudas, en el ámbito del alquiler de viviendas, a unas 33.500 personas. En el caso específico de la provincia salmantina, se dieron ayudas por alquiler a 3.159 ciudadanos.

Bienvenido de Arriba incidió especialmente en la idea de que el nuevo Plan de Vivienda se caracteriza por «su alto contenido social», que ser vertebra en torno a varios ejes de actuación, como son las ayudas al alquiler para colectivos como jóvenes, mayores y personas con ingresos más bajos, así como familias en riesgo de desahucio. Además, inyecta subvenciones para fomentar la mejora de la eficiencia energética y la accesibilidad de las viviendas, así como apoyos para los jóvenes que quieran acceder a una casa. Y se habilita una línea de subvenciones para la promoción del parque de aquellas viviendas en alquiler que, por sus particulares características, están proyectadas para personas mayores y discapacitados.

Salvador Cruz anunció también que la Junta agilizará los trámites administrativos para que la esperada convocatoria de las ayudas al alquiler se pueda hacer después del verano. Se espera que aumenten los beneficiarios, al haber más presupuesto, y al aumentarse el límite de ingresos de la unidad familiar de 2,5 a 3 veces el IPREM.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos