El Plan de Prevención de Incendios 2017 de La Salina da trabajo a 36 personas

Pedro Grijalba y Manuel Rufino García en la presentación del balance en la Diputación. /M.J. GUTIÉRREZ
Pedro Grijalba y Manuel Rufino García en la presentación del balance en la Diputación. / M.J. GUTIÉRREZ

La inversión realizada ha sido de 545.602 euros, de los cuales la Junta de Castilla y León ha aportado 420.000 euros

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDSALAMANCA

El diputado de Medio Ambiente de Salamanca, Manuel Rufino García, acompañado del gerente del Servicio Público de Empleo (Ecyl) en Salamanca, Pedro Grijalba, presentó ayer el balance del Programa de Prevención de Incendios en el interfaz Urbano-Forestal de 2017, que se ha desarrollado desde mayo a diciembre, 180 días, en los que se han realizado trabajos forestales y de mejora del medio ambiente vinculados al aprovechamiento forestal.

Se trata de un plan, como señaló García, en el que se han invertido 545.602 euros, de los que la Junta de Castilla y León ha aportado 420.000 euros, que han sido gestionados por la Diputación de Salamanca, dada a la experiencia adquirida y a los resultados positivos de este plan en 2016.

Manuel Rufino García calificó este plan de «fundamental» por tres motivos principalmente: primero porque ha servido para la prevención de incendios en los municipios, en un año «especialmente duro» en este sentido, «con la limpieza de las diversas zonas, la apertura de fajas auxiliares contra incendios en carreteras y caminos rurales y con los tratamientos selvícolas de masas arboladas en parcelas de montes públicos próximas a los pueblos».

En segundo lugar habló de que con las actuaciones realizadas se han logrado «adecuar áreas recreativas y riberas, abrir y mantener sendas. En definitiva, «espacios perdidos con valor patrimonial en los municipios que han quedado limpios y recuperados para el disfrute de los vecinos». Junto a ello, también se han realizado «trabajos de colocación de señales, reposición de mojones, limpieza de pasos, de agua y despeje de cunetas, plantaciones o reposiciones de marras».

Generación de empleo

Y por último, y en tercer lugar, el diputado de Medio Ambiente señaló como algo fundamental el importante incentivo en la generación de empleo que ha supuesto en la provincia, con un plan del que se han beneficiado los ayuntamientos y los municipios. Así, señaló que desde el 15 de junio al 11 de diciembre de 2017, periodo en el que se ha desarrollado este Programa de Prevención de Incendios y Trabajos Forestales, se ha dado empleo a 36 personas, de las cuales «28 son peones forestales y 8 capataces forestales», los cuales se han organizado en 7 cuadrillas formadas cada una por un capataz y cuatro peones, que se han repartido por distintas zonas de la provincia, que han dispuesto, además, de «un capataz forestal para la coordinación de todas las cuadrillas y de los materiales y suministros».

Cuadrillas que han trabajado dos en la zona de Béjar, otras dos en la zona de Vitigudino, dos más en la comarca de Ciudad Rodrigo, y la séptima en el entorno de Salamanca.

Junto al trabajo realizado, las 36 personas seleccionadas han recibido una formación en la materia con especial hincapié en el manejo de maquinaria y herramientas, así como en prevención de riesgos laborales, algo que, según afirmó el diputado de Medio Ambiente, puede ser una oportunidad para su futuro laboral.

Por lo que respecta a las actuaciones realizadas, Manuel Rufino García indicó que «se ha priorizado en zonas con alto riesgo de incendios o propagación por sus condiciones de proximidad a cascos urbanos».

Asimismo, indicó que a la hora de la contratación del personal se había priorizado «en zonas de elevada población en situación de desempleo».

De esta forma, las actuaciones realizadas de prevención de incendios en la provincia de Salamanca con el Plan de Empleo Forestal han sido un total de 106 actuaciones repartidas en 76 municipios diferentes, lo que supone una media de 1,39 actuaciones por cada una de las localidades.

De las 106 actuaciones desarrolladas, 53 eran de prevención de incendios en el interfaz urbano-forestal, 50 de apertura de fajas auxiliares contra incendios en carreteras y caminos rurales, y las tres restantes fueron de adecuación de áreas recreativas.

Por otro lado hay que señalar que la superficie total de actuación ha sido de 105,46 hectáreas, siendo la media de superficie por actuación de casi una hectárea, concretamente, 9.949 metros cuadrados.

En este caso, los trabajos de prevención de incendios en el interfaz urbano-forestal ha afectado a 62,36 hectáreas, mientas que las actuaciones de apertura de fajas auxiliares contra incendios se han desarrollado sobre un terreno de 38,74 hectáreas; y la adecuación de las áreas recreativas ha sido en una zona de 4,36 hectáreas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos