El Plan de Gestión de la Ciudad Vieja se aprueba con diez años de retraso

Dos personas en las torres de la Clerecía, con las Catedrales y la iglesia de San Sebastián detrás./Word
Dos personas en las torres de la Clerecía, con las Catedrales y la iglesia de San Sebastián detrás. / Word

Los cuatro grupos se ponen de acuerdo para ratificar el Plan de Accesibilidad, que nace sin tener fijadas sus inversiones

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESalamanca

El Plan de Gestión de la Ciudad Vieja fue aprobado ayer por la corporación local con el voto favorable del PP, PSOE y Ciudadanos y la abstención deGanemos.El edil de la agrupación de electores, Gabriel Risco, justificó su postura al argumentar que el PP había impedido la participación de la ciudadanía en la elaboración de este documento, que ha visto la luz con diez años de retraso y que estaba siendo exigido por la Unesco.

El primer teniente de alcalde y edil de Fomento y Patrimonio, Carlos García Carbayo, rechazó las tesis de Risco y consideró que Ganemos volvía a hacer gala de su «sectarismo». En el documento, fruto de las 24 reuniones que han mantenido los miembros de la Comisión Técnico Artística a lo largo de los dos últimos años, se hace una decidida apuesta por la peatonalización del casco histórico, delimitando la protección de todo tipo de elementos, desde esculturas a edificios. El próximo paso será remitir el plan a la Unesco y elaborar el futuro Plan Especial de Protección del Casco Histórico.

En cambio, sí hubo plena unanimidad por parte de los cuatro grupos políticos para refrendar el Plan Estratégico de Accesibilidad, que contempla 164 medidas correspondientes a 12 áreas de actuación. De esta forma, se pone fin a un proceso que se inició en julio de 2015 cuando el PSOE puso sobre la mesa una propuesta para elaborar un plan de accesibilidad, que luego fue remitido al pleno como propuesta conjunta Sin embargo, el documento no se acompaña con la correspondiente memoria económica, según precisó Virginia Carrera. Pese a ello, García Carbayo se congratuló por la colaboración que han demostrado las cuatro fuerzas políticas en este asunto.

Otro de los asuntos que irradió más polémica fue la aprobación de un expediente de modificación presupuestaria, que permitirá al Consistorio la compra de cinco naves que tiene la Cámara de Comercio en el polígono de Los Montalvos. Risco arrojó todo tipo de dudas sobre esta operación, que supondrá para las arcas consistoriales el desembolso de 489.00 euros, una cuantía que tildó de «despilfarro». El concejal de la oposición puso en tela de juicio que el grupo de gobierno quiera favorecer con esta operación a las empresas de economía social, que serán las usuarias de estas naves, y se mostró convencido de que, lo que realmente pretende el Ayuntamiento, es «salir al rescate de la Cámara de Comercio inyectándola dinero».

Fotos

Vídeos