El Plan del Conjunto Histórico abre nuevas oportunidades de desarrollo

Vista general de Ciudad Rodrigo./EL NORTE
Vista general de Ciudad Rodrigo. / EL NORTE
CIUDAD RODRIGO

La norma agilizará los trámites para la concesión de las licencias urbanísticas

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Después de casi cinco años de trabajos, el Plan Especial del Conjunto Histórico de Ciudad Rodrigo comienza a ser una realidad tras su aprobación inicial en el pleno de octubre, por lo que a partir de ahora se inicia la tramitación administrativa.

Según destaca el concejal de Obras y Urbanismo, Joaquín Pellicer, «el documento es fruto del trabajo de los técnicos municipales y la aportación de los profesionales que desarrollan su trabajo en nuestra ciudad y a quienes se les dio traslado del documento de trabajo para que trasladaran sus ideas y propuestas, presentando una relación de sugerencias que el documento recoge en su gran parte». Tampoco se puede olvidar que desde el Consistorio se dio a conocer el documento a la ciudadanía y a los habitantes del casco histórico en dos reuniones públicas en las que se mostraron las líneas directoras del plan aunque es cierto que tuvieron poca concurrencia.

Pero lo más importante de todo es que este Plan Especial del Conjunto Histórico traerá consigo una serie de «oportunidades para el desarrollo urbanístico del centro histórico de Ciudad Rodrigo», tal y como reconoce el propio Pellicer.

En primer lugar, se agilizarán los trámites para la concesión de licencias urbanísticas al no ser necesaria la autorización de la Comisión Provincial de Patrimonio salvo en los BIC y su zona de influencia. Además, se fijan, en su mayor parte, los criterios de actuación en los inmuebles incluidos en la zona de afección y se abre la puerta a la utilización de materiales que actualmente no están permitidos.

A través del plan se amplían los usos autorizables y, por otro lado, una vez concluido el periplo administrativo con la aprobación definitiva, se podrá acceder a las líneas de ayuda del Ministerio de Fomento y de la Junta de Castilla y León en sus diferentes modalidades, como pueden ser las áreas de renovación urbana; las áreas de regeneración integral y las ayudas a la rehabilitación edificatoria. Pellicer aclara que «todas ellas están dirigidas a la rehabilitación de edificios y viviendas y a la mejora de la calidad y sostenibilidad del medio urbano».

Por otra parte, y la hilo de la demora que ha supuesto la redacción de este plan, Joaquín Pellicer apuesta por «externalizar este tipo de trabajos que sean promovidos por el Ayuntamiento». En concreto, muestra su convencimiento de que «la prolongación en el tiempo de los trámites de redacción de cualquier planeamiento promovido desde el Ayuntamiento suponen una rémora importante en el desarrollo urbanístico de la ciudad. La superposición del trabajo diario con la redacción de planeamiento por parte de los técnicos municipales provoca la dilación en el tiempo de estos últimos».

Los diferentes grupos han manifestado que este plan supone una oportunidad de desarrollo para el conjunto histórico.

Fotos

Vídeos