Sin pistas del joven boliviano un mes después de su desaparición

Operativo de búsqueda del joven en las aguas del Tormes. /LAYA
Operativo de búsqueda del joven en las aguas del Tormes. / LAYA

El Consulado General de Bolivia se moviliza en las redes sociales y no está previsto reactivar las operaciones de búsqueda en las aguas del Tormes

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Gabriel Omar Mancilla Pérez, de 23 años de edad y de nacionalidad boliviana, salió de su domicilio de la calle de Los Ovalle, ubicada en el barrio de Garrido, en la tarde del pasado 12 de marzo. Fue la última vez que se le vio y desde aquel instante se ignora totalmente su paradero. Precisamente hoy, 12 de abril, se cumple un mes desde su misteriosa desaparición y no se ha localizado ningún indicio que permita trazar el relato de los hechos y determinar lo que le sucedió a este joven desde aquella trágica fecha.

Pese a que la familia de Gabriel Omar no ha perdido la esperanza a lo largo de todas estas semanas, el paso inexorable de los días solo irradia pesimismo y no ha supuesto ningún avance en las investigaciones. Las intensas operaciones de búsqueda que se desarrollaron durante varios días en las aguas del Tormes, aprovechando la bajada del caudal del río puesta en práctica por la Confederación Hidrográfica del Duero, no se tradujeran en la aparición del cuerpo. El dispositivo habilitado se reforzó incluso con un equipo de los GEO y un helicóptero.

De forma paralela, la familia distribuyó en las diferentes marquesinas de autobús de la ciudad carteles con la fotografía de Gabriel Omar, a quien todos conocen popularmente como Chema. La Fundación Europea para Personas Desaparecidas, presidida por el popular periodista y expresentador televisivo Paco Lobatón, también se sumó a la búsqueda. Entretanto, el subdelegado del Gobierno, Antonio Andrés Laso, anunció que no se descartaban otras hipótesis, al margen de la teoría que se barajó inicialmente entre los efectivos policiales que participaban en las pesquisas, que sospechaban que el joven se hubiera tirado al río. De hecho, el padre de Gabriel Omar llegó a desvelar que su hijo había discutido con su novia antes de la desaparición y explicó que no tenían conocimiento de esta relación sentimental, al pensar que la chica en cuestión era tan solo una amiga de su hijo.

Fuentes policiales descartaron que se vaya a intentar reactivar la búsqueda en el río en las próximas semanas, dado que no ha aparecido ningún rastro del joven. También quedó totalmente desechada la especulación de que la cazadora que apareció junto al río a la altura del barrio trastormesino de Tejares perteneciera al muchacho.

Además, el Consulado General de Bolivia en España inició una campaña en las redes sociales, concretamente en Facebook, pidiendo la colaboración ciudadana y movilizándose para que no se olvide este triste suceso. El caso también ha sido puesto en conocimiento del Centro Nacional de Desaparecidos, un organismo inaugurado el pasado mes de febrero por el Ministerio del Interior, que tiene entre sus funciones confeccionar estudios sobre los más de 4.000 casos de personas desaparecidas contabilizados actualmente en España.

El joven mide 1,72 de estatura, pesa 76 kilos, tiene pelo moreno y ojos negros. En el momento de su desaparición vestía un pantalón vaquero gris, una cazadora negra con capucha, zapatillas negras de tela y portaba consigo una mochila gris.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos