Más de 120 pisos de estudiantes están sin alquilar un mes después del inicio del curso

Tres alumnas universitarias consultan los anuncios de pisos de alquiler expuestos en la Facultad de Filología. /Word
Tres alumnas universitarias consultan los anuncios de pisos de alquiler expuestos en la Facultad de Filología. / Word

La Usal pone en contacto a propietarios y universitarios con anuncios que se remontan a agosto

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESalamanca

El calendario reseña que ayer fue sábado y 14 de octubre, por lo que se cumplió justo un mes desde la solemne inauguración del nuevo curso universitario 2017-2018, ceremonia que fue presidida por los Reyes de España,Don Felipe yDoña Letizia, en elParaninfo de las Escuelas Mayores.

Cumplido el primer mes del curso y cuando supuestamente todos los estudiantes foráneos venidos de otras provincias y países han desterrado la incertidumbre y el estrés que acarrea siempre buscar un alojamiento para los meses del curso, bien mediante su estancia en colegios mayores y residencias o bien optando por la modalidad del piso, ya sea residiendo individualmente o compartiendo vivienda de alquiler, todavía hay propietarios de inmuebles que ofrecen habitaciones y pisos vacíos pensados especialmente para los universitarios.

Una buena prueba de todo lo anterior se puede localizar de una forma muy sencilla, vislumbrando la página web de Servicio de Promoción, Información y Orientación (SPIO)d e la Universidad de Salamanca, donde se pone en contacto a los propietarios de los inmuebles con potenciales inquilinos con el perfil de estudiante de la institución académica. En estos momentos hay más de 120 propietarios que se anuncian con ofertas que se remontan, las más antiguas, a finales del mes de agosto, y las más recientes a los primeros días de este mes de octubre.

Las modalidades de alojamiento son tres. Por un lado, se ofrecen habitaciones libres en pisos compartidos y, por otro, alojamientos individuales en pisos. Pero también cabe la posibilidad de buscar un alojamiento en pensión completa, sumando también el desayuno, la comida, la cena, así como el lavado y el planchado de la ropa del alumno.

En realidad, el SPIO es, con estos anuncios, una herramienta de contactos entre arrendadores y arrendatarios, quedando en manos de propietarios y estudiantes la decisión final sobre la culminación del alojamiento y el pertinente contrato.

Cada anuncio aporta una serie de informaciones estándar que permiten al estudiante extraer una impresión inicial sobre si la vivienda que se publicita se ajusta a sus gustos y preferencias, así como a su disponibilidad presupuestaria. Se aporta información sobre la ubicación de la vivienda –puede ser no solo en Salamanca sino también en los municipios que se encuentran encuadrados del campus universitario de la Usal– así como la dirección exacta y el teléfono de contacto.Se precisa también si el inquilino que se busque debe ser chico o chica o se admiten ambos sexos.

Las dotaciones que tiene cada piso también se detallan en el anuncio. Por ejemplo, si la vivienda tiene acceso a Internet, si hay ascensor para acceder a ella, si cuenta con salón y si dispone de plaza de garaje. Se especifica si el estudiante puede alojarse con mascotas y si se permite fumar dentro del piso o se descarta a los inquilinos adictos al tabaco. Además, se concreta el tipo de calefacción –central, gas, eléctrica– y si la vivienda posee certificado de eficiencia energética.

Dos de los datos más importantes y que siempre preocupan a los universitarios también figuran en los anuncios. Uno se refiere al número de habitaciones que tiene el piso y qué disponibilidad hay, es decir, cuántas están libres y si hay habitaciones ocupadas en los casos de viviendas compartidas. El otro dato capital es el importe mensual del alquiler, precisándose el periodo mínimo de arrendamiento y si se contempla la posibilidad de arrendar por semanas o, incluso, por días, aunque en la mayoría de los anuncios que siguen activos todavía la respuesta para este último apartado acostumbra a ser siempre negativa.

En el SPIO también se facilita información sobre las infraestructuras académicas que posee la Usal en materia de alojamientos propios, como son los casos de los colegios mayores San Bartolomé, Oviedo y Fray Luis de León, así como las residencias universitarias HernánCortés y Cuenca. También se orienta al estudiante sobre las residencias y colegios mayores existentes en la ciudad de titularidad privada.

Para los alumnos que quieren compaginar sus estudios universitarios durante el curso con experiencias enriquecedoras y que les hagan crecer vitalmente, existe la opción de alojarse a través del Programa de Acercamiento Intergeneracional entre Estudiantes Universitarios y Personas Mayores. El propósito primordial del mismo es facilitar el alojamiento de estudiantes universitarios en el domicilio de personas mayores, promoviendo así la convivencia intergeneracional. En realidad, dicho programa forma parte de la estructura del Servicio de Asuntos Sociales de la Universidad.

Fotos

Vídeos