Las piscinas cierran un discreto verano con un descenso de bañistas del 17%

Varios bañistas se refrescan en una de las piscinas municipales de la ciudad.
Varios bañistas se refrescan en una de las piscinas municipales de la ciudad. / WORD

Únicamente La Sindical, el Helmántico y La Alamedilla aumentaron sus cifras respecto a 2016 y las instalaciones de Tejares perdieron 32.000 usuarios

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Las piscinas municipales siguen entusiasmando a la población de la ciudad durante el periodo estival para broncearse y disfrutar de unos refrescantes baños, aunque este verano el ritmo de afluencia experimentó un llamativo descenso respecto a las cifras contabilizadas en los meses de junio, julio, agosto y septiembre de 2016, tal como se desprende de los datos que facilitó ayer el Ayuntamiento.

En términos globales las piscinas de titularidad municipal contabilizaron un total 379.544 bañistas en el periodo comprendido entre el 10 de junio y el 10 de septiembre. Sin embargo, la temporada estival resultó especialmente discreta si se compara con las cifras computadas en el verano de 2016, cuando el volumen de bañistas alcanzó los 456.194. Es decir, este pasado verano se detectó una notable disminución del número de usuarios, aproximadamente un 17% menos. En estas cifras se incluyen tanto las siete piscinas que gestiona la empresa concesionaria Piscis –La Alamedilla, Garrido, La Sindical, Pizarrales, Tejares, San José, La Aldehuela– como la piscina del Helmántico, que aunque no es competencia de la empresa adjudicataria, sí es de titularidad municipal.

Solo tres piscinas experimentaron una subida en su balance. Son los casos del Helmántico, que creció de los 73.449 bañistas del verano de 2016, a los 74.642 de este año, unos 1.200 más, además de La Sindical, que evolucionó de 72.161 bañistas hasta los 81.146. También creció la piscina cubierta de La Alamedilla, con 4.000 personas más, ascendiendo de 23.857 de 2016 a 27.983 este pasada canícula.

Por el contrario, La Aldehuela, Pizarrales, San José y Tejares experimentaron una tendencia claramente decreciente en relación al verano de la anterior anualidad, anotando menos usuarios, al igual que Garrido. En este último caso el considerable desplome –de 77.673 a únicamente 27.765– obedece a un motivo evidente, como fue el hecho de que el vaso climatizado permaneciera cerrado con motivo de la ejecución de las obras de remodelación del mismo. De hecho, la piscina climatizada de Garrido no reabrió hasta el 1 de septiembre.

Respecto a San José, la conclusión también fue negativa, dado que se perdieron 700 bañistas (de 23.294 a 22.582), mientras que Pizarrales bajó unos 1.400, hasta tener que conformarse con 15.906 usuarios.

Una de las caídas más sustanciosas aconteció en las piscinas de Tejares. Los datos hablan por sí mismos. En el verano de 2016 accedieron a su recinto 88.176 personas. Sin embargo, entre los pasados 10 de junio y 10 de septiembre únicamente entraron a las instalaciones 56.952 personas, lo que se traduce en una contundente pérdida de unos 32.000 bañistas.

Fotos

Vídeos