Unas 150 personas inician los festejos con buen sabor de boca

Un grupo de niños y jóvenes, ayer en la comida./M.J. GUTIÉRREZ
Un grupo de niños y jóvenes, ayer en la comida. / M.J. GUTIÉRREZ
MONFORTE DE LA SIERRA

Una comida de hermandad a base de paella y helado pone el pistoletazo de salida a las celebraciones en honor del Santo Cristo de la Agonía

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDMONFORTE DE LA SIERRA

Los vecinos de Monforte de la Sierra iniciaron ayer sus fiestas en honor del Santo Cristo de la Agonía, trasladadas del mes de septiembre al de agosto para que puedan participar los veraneantes; y lo hicieron con buen sabor de boca, puesto que un centenar y medio de personas de todas las edades se dieron cita para disfrutar de paella y helado -acompañado de vino Tiriñuelo, tinto y rosado- en la calle principal del pueblo, en la que se habían colocado toldos de pared a pared para cobijarse del intenso sol de mediodía.

De esta forma comenzaban unos festejos que ayer daban protagonismo a los niños, que pudieron disfrutar de un parque infantil con varios hinchables; mientras que los adultos participaban en la subida del Cristo de la Agonía desde la ermita hasta la iglesia, donde hoy se celebrará la eucaristía.

Ya por la noche los actos continuaron con el pregón de fiestas a cargo del grupo albercano Cateja Teatro, que a continuación puso en escena la obra titulada ‘La barca sin pescador’; convirtiéndose ya en asiduos a estas celebraciones.

La jornada finalizó con discoteca móvil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos