Los perfiles humanísticos solo suponen el 8% del tejido empresarial de la región

Gerardo Gutiérrez,Elena Vicente, Luis Javier Cepedano, José María Ribot, Daniel Hernández Ruipérez y Luis Carr oSancristóbal participaron en el foro celebrado en el Aula Unamuno. /VÍCTOR ANTORAZ
Gerardo Gutiérrez,Elena Vicente, Luis Javier Cepedano, José María Ribot, Daniel Hernández Ruipérez y Luis Carr oSancristóbal participaron en el foro celebrado en el Aula Unamuno. / VÍCTOR ANTORAZ

El Foro Universidad-Empresa busca vías para impulsar la inserción laboral de estos graduados

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

El rector de la Usal, Daniel Hernández Ruipérez, inauguró ayer en el Aula Unamuno de las Escuelas Mayores el Foro Unversidad-Empresa de Castilla y León, donde se abordó el futuro laboral de las humanidades en el mundo de la empresa en nuestra región.

El acto de inauguración contó también con la participación de José María Ribot, director del Instituto de Competitividad Empresarial de la Junta de Castilla y León; Gerardo Gutiérrez Fuentes, presidente del Consejo Social de la Universidad de Valladolid; Luis Javier Cepedano Valdeón, presidente del Consejo Social de la Universidad de León; Elena Vicente Domingo, secretaria del Consejo Social de la Universidad de Burgos; y Luis Carro Sancristóbal, director del Observatorio de la Validación de Competencias Profesionales.

El principal propósito de este foro fue impulsar la adecuación de los perfiles académicos –en especial los relacionados con carreras de Humanidades, Artes y Ciencias– a las necesidades reales que tiene el tejido empresarial. Además, se trató de intensificar la cooperación entre las universidades y las empresas para mejorar la transferencia del conocimiento incubado en las aulas y optimizar las capacidades existentes.

Durante el foro, se presentó el estudio elaborado sobre la empleabilidad de los egresados en los perfiles de Ciencias Sociales, Artes y Humanidades, auspiciado por los Consejos Sociales de las cuatro uniersidades públicas de la región. Este estudio preliminar ha sido financiado por la Junta de Castilla y León a través del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE), organismo dependiente de la Consejería de Economía y Hacienda.

El paro se ceba con las carreras de Letras pese a ser las más demandadas por los estudiantes

El estudio pretende analizar la situación actual en cada una de las instituciones académicas de modo que se puedan trazar diferentes líneas de colaboración entre éstas y el mercado laboral. En este caso, se ha añadido la opción del emprendimiento como vía de inserción profesional en el ámbito de las Letras, ya que estas titulaciones son de las más demandadas por los estudiantes y, sin embargo, cuentan con una baja tasa de afiliación en el mercado laboral.

El encargado de presentar el informe fue Luis Carro, profesor de la Universidad de Valladolid, quien coordinó la elaboración del mismo, que contó con la implicación de 27 investigadores. La presentación del estudio estuvo acompañada por la celebración de una serie de mesas redondas. La primera de ellas versó sobre el perfil de las Humanidades y las Ciencias sociales en la empresa.

El proyecto Foro Universidad-Empresa se enmarca en la vigente Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS 3) de Castilla y León 2014-2020 y en la Estrategia de Innovación, Emprendimiento y Autónomos de Castilla y León, que rige las actuaciones del Instituto para la Competitividad Empresarial, donde se destaca el papel fundamental del mejor aprovechamiento de los recursos de la Comunidad como forma de cambio y mejora de la competitividad.

El 40% de los grados humanísticos de la región se imparten en las facultades de la Usal

Tanto José María Ribot como Luis Carro Sancristóbal ahondaron en una tendencia especialmente preocupante, como es el hecho de que únicamente el 8,75% del tejido empresarial de Castilla y León responde a los perfiles de los graduados en las diferentes disciplinas humanísticas, todo ello en el marco de una oferta en los niveles de la educación superior de nuestra Comunidad que se vertebra en torno a 181 planes de estudios vinculados a un total de 35 facultades. Como llamativo contrapunto, tal como concretó Luis Carro Sancristóbal, el 54% de los matrículas en los grados universitarios corresponden con alumnos que cursan estudios de naturaleza humanística. Además, el 40% de los carreras de Letras que se imparten en Castilla y León se enseñan en las aulas de la Usal, claramente por delante de la Universidad de Valladolid, que concentra el 28%.

El estudio presentado en el Aula Unamuno pone de relieve también que 68% de los empresarios confiesa que no contrata a titulados de las carreras humanísticas porque estos perfiles no se ajustan a las necesidades reales de sus empresas.

Además, Luis Carro Sancristóbal también se mostró partidario, en declaraciones a los periodistas, de modificar «algunos de los planes de estudio de las Humanidades y orientarlos a la competencia del siglo XXI», con el fin de desterrar la sempiterna dicotomía entre Ciencias y Letras. Carro enfatizó que la empleabilidad de los graduados en esas disciplinas «va a depender de las oportunidades que da el tejido productivo». Apuntó en este sentido que «no podemos echar tintas sobre la formación, sino sobre la tipología del sistema productivo», si bien matizó que la versatilidad que caracteriza a los egresados en Humanidades les permite «más capacidad de acomodarse a distintos contextos laborales».

Tras constatar que donde más empleabilidad hay para los estudiantes de Humanidades es en el sector educativo, insistió en la necesidad de «readaptar o modificar alguno de los planes de estudio en torno al enfoque que se le da a las propias materias». Asimismo, Luis Carro se refirió a la necesidad de combinar en la formación de los universitarios las Ciencias y las Letras, tradicionalmente catalogados como «dos mundos diferentes», y sostuvo que «ahora es una buena oportunidad de ir integrando todo en la formación de nuestros universitarios».

Transversalidad

Por su parte, el rector Daniel Herrnández Ruipérez argumentó que la empleabilidad de los graduados en Humanidades puede aumentar si se tiene claramente establecido el tipo de competencias, sobre todo de «carácter transversal», que se adquieren estudiando estos campos. Tras reconocer que algunas de esas carreras no se ajustan a algunos de los perfiles de las empresas, resaltó la «extraordinaria facilidad» que tienen estos titulados para «adaptarse a los cambios en el mercado de trabajo».

José María Ribot destacó las más de 200 personas que se han formado gracias al Programa de Formación de Gestores de I+D+i (Gestidi), la estrategia Diseña Tu Plan en colaboración con las diferentes Cámaras de Comercio de la región, la próxima puesta en marcha de un programa de becas para graduados en el ámbito de la I+D+i y el millón de euros que se destinarán al emprendimiento innovador.

Respecto al papel encarnado por los emprendedores, José María Ribot puntualizó que si bien la tasa del fracaso es del 80%, el 20% restante que sale adelante «genera suficiente riqueza y empleo para absorber a todo lo demás».

Fotos

Vídeos