El percebe y el besugo encarecen la cesta navideña con precios desorbitados

Un vendedor de un puesto del Mercado Central coloca los pescados y el marisco que ofrece al público/Manuel Laya
Un vendedor de un puesto del Mercado Central coloca los pescados y el marisco que ofrece al público / Manuel Laya

El crustáceo se dispara hasta los 95 euros por kilo y el codiciado pescado roza ya los 60 euros

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESalamanca

Ojito con el besugo, que ya ha iniciado su vertiginosa pugna, compitiendo con el delicioso bogavante, para situarse en la ‘pole position’ en la carrera de precios que ha dado comienzo, con el fin de cumplir con el ritual consumista de llenar la despensa navideña. Yno es para menos, porque el besugo alcanza ya precios astronómicos. En concreto, en algunos de los bulliciosos puestos de pescadería del MercadoCentral el precio por kilo del besugo se ha disparado hasta la desafiante cifra de los 59,90 euros, cuando hace solo una semana se situaba en la mitad (unos 30 euros). Todo ello lo atestigua una pescadera, que se afana en atender a la clientela que aguarda junto a su puesto, si bien matiza que los precios varían en virtud del origen del pescado, siendo los de procedencia gallega los más costosos y codiciados. El bogavante también se muestra absolutamente intratable y su premio más elevado se catapulta hasta los 39,90 euros.Sin embargo, el ‘ranking’ del encarecimiento de la cesta navideña lo encarna el percebe, que se dispara, por increíble que parezca, hasta los 95,90 euros por kilo.

La vorágine consumista se ha desatado ante unas deseadas Navidades que se asoman ya en el calendario.El Mercado Central vuelve a ser testigo del constante trasiego de consumidores, deseosos de reservar y adquirir el apetitoso tostón, las codiciadas y aceitosas chuletillas, el aparatoso bogavante, los indispensables langostinos y el espinoso rape, con el tiempo suficiente para llenar el frigorífico y, al mismo tiempo, dar un respiro a los bolsillos con el ahorro que conlleva siempre la compra anticipada de la cesta navideña con varias semanas de antelación.

Sobrevolar la ordenada distribución de puestos que tamizan y ocupan las dos plantas del Mercado Central pone de relieve un baile de suculentos productos para todos los gustos y, también una lluvia de dígitos para todos los bolsillos.

Las economías domésticas golpeadas por la virulenta crisis, la interminable pesadilla del desempleo y las penurias salariales también pueden ser aliviadas en la mesa de Nochebuena con ofertas realmente económicas. Así, el pavo vuelve a erigirse como un magnífico recurso para los hogares salmantinos que se las ven y se las desean para llegar a fin de mes. De esta forma, el muslo de pavo se puede adquirir por la módica cantidad de 4,50 euros el kilo,

Evidentemente, toda mesa de Nochebuena y Navidad que se precie tiene que acompañarse con una nutrida bandeja de langostinos. Aquí también hay disparidad de precios, aunque por término medio oscilan en estos momentos entre los 9,90 y los 12 euros, aunque todo apunta a que se dispararán según vayan transcurriendo las semanas y se aproxime la anhelada Nochebuena y el día de Navidad. Otro tanto acontece con las almejas, que ni cortas ni perezosas, se están ofreciendo al consumidor con precios que, si bien no resultan desorbitantes, no están al alcance de todos los bolsillos. Oscilan estos días en elMercado Central, con la mirada puesta en las próximas fiestas navideñas y con un aire de moderación, entre los 11 y los 26,90 euros el kilo. En este último caso estamos hablando de las almejas más exquisitas, como las denominadas almejas babosas.

Pero, sin duda alguna, hay un protagonista culinario de primera fila en las comidas navideñas en el caso específico de la provincia salmantina.Se trata del siempre deseado tostón, absolutamente idolatrado en millares de hogares, tanto en la capital del Tormes, como en el torrente de municipios que salpica el amplio mapa de la provincia charra.

En el caso del MercadoCentral, se localizan varios puestos de carnicería en la planta baja, que están especializados en la venta del tostón.Evidentemente, los precios oscilan en virtud del tamaño del animal y de la cantidad de kilos que el comprador se lleve a casa.Por ejemplo, una de las carniceras consultadas apunta que los más baratos corresponden a tostones que se venden por solo 6,99 euros el kilo. Eso sí, la condición obligada es llenar la despensa con una descomunal pieza que alcance hasta los seis y los siete kilos. En cambio, por término medio el tostón se está vendiendo por unos 9,50 euros el kilo. Eso sí, los cálculos desde los puestos de carnicería apuntan a previsibles y casi seguras subidas en los días venideros:

Para los términos intermedios, siempre existe la posibilidad de seguir la senda que marcan otros pescados, que gozan de altas dosis de aceptación en estas entrañables fiestas.Así, la merluza se está vendiendo, también por término medio, en unos 10,90 euros el kilo.

La inminente llegada en el calendario de las fiestas navideñas ha dado pie a la elaboración de todo tipo de estudios y cálculos en relación al gasto real de los consumidores. Hace unos pocos días, la Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio (Aesco) hizo públicos unos datos especialmente reveladores. Según las estimaciones que baraja esta asociación, cada hogar de la capital salmantina tiene la intención de gastarse en torno a 633 euros en sus compras navideñas, frente a los 612 del año pasado.

Este ligero incremento, de en torno al 5%, se debe, según la patronal del comercio, a que «el consumidor salmantino vuelve a mirar con cierto optimismo la situación económica y la confianza en la recuperación tiene su reflejo en cómo afronta la Navidad». Este incremento se destinará sobre todo a regalos, alimentación, viajes y ocio.

También cabe destacar, tal como destacó días atrás el presidente de Aesco, Benjamín Crespo, que «las compras navideñas se realizan cada vez con más antelación». En opinión de Aesco, la primera quincena de diciembre sigue siendo el periodo favorito de los consumidores, en el que se concentra un 33% de las compras de regalos y comida. El Black Friday ya supuso un importante avance al respecto y sus repercusiones a la hora de las ventas fueron especialmente positivas, ya que aquel día, que se cerró «con un rotundo éxito de promoción y ventas», que se llevó un tercio del presupuesto navideño.

Dinero en efectivo

En cuanto a qué regalar, el dinero en efectivo se posiciona como uno de los regalos preferidos, seguido de la ropa y el calzado, los viajes, los libros y los perfumes y cosméticos. Los juguetes educativos y los de construcción son los regalos más comprados para niños, mientras que los videojuegos son lo más regalado a los adolescentes.

La campaña de Navidad es la más rentable del año. Benjamín Crespo resaltó que en estas fechas más que nunca «hay que motivar a los consumidores para que realicen sus compras en los comercios locales y remarcar el valor del pequeño comercio tradicional porque es un instrumento dinamizador y creador de empleo».

«Lo que queremos es reivindicar la calidad de los productos locales y potenciar un sector clave de la economía salmantina y el mayor generador de empleo de la provincia», subrayó el presidente de Aesco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos