‘La Pasión’ de La Alberca muestra en su 39 edición una visión diferente de Judas

La Última Cena, en la que Jesús (interpretado por Miguel Ángel Luengo Martín) se dirigió a todos sus discípulos./WORD
La Última Cena, en la que Jesús (interpretado por Miguel Ángel Luengo Martín) se dirigió a todos sus discípulos. / WORD

Cateja Teatro quiso este año potenciar la dramatización de los personajes como una de las novedades de la representación

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZLa Alberca

Aunque la historia de la Pasión de Jesucristo siempre es la misma, Cateja Teatro consiguió ayer, un Jueves Santo más, emocionar al público que se reunió en el entorno de la iglesia de La Alberca para disfrutar de la representación.

La historia no deja mucho margen para la imaginación o las novedades, pero este grupo albercano, que consiguió implicar en la actuación a un centenar de personas, siempre sorprende con una escena nueva, con un personaje o con algún detalle que la hace diferente al año anterior.

En esta 39 edición esa novedad o detalle pasaba por el hecho de potenciar la dramatización de los personajes y en esta ocasión se exprimió al máximo la figura de Judas, un papel interpretado por Julián de Colectivo La Lengua de Salamanca.

Hay que recordar que cada año Cateja Teatro invita a actores de otras compañías para compartir escenario y que «nosotros podamos aprender de su forma de actuar y ellos de la nuestra», explicaba el presidente de la Asociación Cultural Cateja Teatro, Isidro Luengo. En este caso han sido cuatro actores de Salamanca, de Colectivo La Lengua (Julián, Yago, Naira y Félix), los que ayer acompañaron a los albercanos.

Y en lo que a personajes se refiere, señalar que el papel de Jesucristo, por tercer año consecutivo, lo interpretó Miguel Ángel Luengo Martín;mientras que el otro Miguel Ángel Luengo, el alcalde de La Alberca, dio vida a Pilatos.

Por su parte, Isidro Luengo, quien durante muchos años ha interpretado el papel de Jesús y se sabe al ‘dedillo’ toda la obra, ayer hizo de centurión, «un papel que me da libertad para mover a toda la gente, a todos los actores desde dentro de la propia representación».

También hay que destacar la puesta en escena de Caifás por José Barés, un hombre que hace 35 años representaba este papel y que el año pasado pidió a Cateja Teatro el poder representarlo de nuevo y este año ha querido repetir.

Y quien tampoco faltó ayer en la escenificación fue el párroco del municipio, Alfredo Giménez, que si el año pasado representó a un ciego que formaba parte de las primeras escenas de ‘La Pasión’, ayer cambió de registro para interpretar al cirineo.

Por su parte, hay que destacar el protagonismo que están tomando los jóvenes del grupo con papeles como San Pedro y San Juan.

En el caso de las mujeres, las dos más importantes fueron encarnadas por María Rodríguez, que interpretó a María Magdalena; y Elena Guinaldo, que hizo de la Virgen María. Muy importante fue también el papel que realizaron 6 chicas que convertidas en jefas de grupo eran las encargadas de mover a 6-7 personas cada una de ellas en las diferentes escenas.

Y junto a ellos, el resto de actores de Cateja Teatro, difícil de nombrar a todos ellos, y los vecinos e hijos de La Alberca que cada año quieren formar parte de esta representación, como también habitantes de otros municipios serranos como Sotoserrano, San Martín del Castañar, Garcibuey y Madroñal, que no quisieron perder la oportunidad de ser parte de ‘La Pasión’.

Todos ellos, un año más y ya van casi cuatro décadas, consiguieron arrancar los aplausos de un público entregado, al que no le importó el frío de la noche serrana, que sin embargo aguantó sin llover.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos