Objetivo: erradicar la hepatitis C

Mesa informativa de la Plataforma de Afectados de Hepatitis C de Salamanca, ayer en la Plaza Mayor.
Mesa informativa de la Plataforma de Afectados de Hepatitis C de Salamanca, ayer en la Plaza Mayor. / Manuel Laya

La Plataforma de Afectados de Salamanca demanda un cribado selectivo para detectar a todos los afectados

EVA CAÑASSalamanca

La Plataforma de Afectados de Hepatitis C de Salamanca volvió ayer a la calle, en este caso, con una mesa informativa en el Día Mundial contra la Hepatitis, porque su lucha no terminará hasta que no se erradique este virus. Como afirmaba ayer su portavoz, Esther Mate, «la hepatitis C no tiene vacuna pero sí un tratamiento que cura, y por lo tanto, la enfermedad se puede erradicar a nivel nacional».

Un primer paso puede ser haber conseguido el acceso universal a los tratamientos innovadores desde el grado F0 y F1, pero como lamentaba Mate, no ocurre en las prisiones. En el caso de Topas, de los 159 afectados tan solo se habían tratado a 16 según los últimos datos de octubre de 2016. «En la cárcel no nos dejan entrar para hacer nuestra campaña informativa», lamentaba la portavoz de la Plataforma.

Cabe recordar que la hepatitis C es una enfermedad asintomática, y entre un 70 y un 80% de los casos no están diagnosticados, sobre unos 3.000 en Salamanca. En ese punto donde Esther Mate insistía en la puesta en marcha en Atención Primaria de un cribado selectivo y campañas de difusión sobre estas patologías desde el Ministerio de Sanidad. «Una persona afectada sin diagnosticar es una bomba de relojería en la calle, para él mismo y para su gente», detallaba.

Por otra parte, muchos de los afectados de hepatitis C tienen que convivir con el estigma social, «y se ven obligados a ocultar su enfermedad en el trabajo e incluso a su parejas, o afecta a sus hijos en el colegio».

Desde esta Plataforma también puntualizaron el último toque de atención de la OrganizaciónMundial de la Salud (OMS) respecto al alto coste que están pagando los países europeos para los tratamientos de la hepatitis C, «para que bajen el precio o se fabriquen genéricos, como sucede en países comoLa India».

Acceso universal

Tras la aprobación del acceso universal a los tratamientos, el pasado 21 de junio, los pacientes que no tuvieron esa oportunidad califican de «calvario» lo que tuvieron que pasar. Es el caso de Andrés Romero, integrantes de la Plataforma, que se alegra de la decisión y de que por fin se traten a los pacientes según reciben el diagnóstico. «A mi me hicieron pasar por un calvario psicológico, ya no solo por la enfermedad sino a nivel psicológico y la preocupación de no contagiar a mi entorno», mencionaba ayer detrás de la mesa informativa ubicada en la Plaza Mayor de Salamanca.

Con la apertura de la terapia a los grados F0 y F1 evitarán meses de espera y tensión que han tenido que pasar cientos de personas como Andrés Romero:«A mí no me quisieron tratar hasta casi tener cirrosis hepática». De hecho, le constaba que hay pacientes con hepatitis C a los que no les han avisado para recibir el tratamiento, pese a tener el diagnóstico.

Fotos

Vídeos