Nueve de cada diez graduados de Adventia tiene trabajo en un año

Ceremonia de graduación de los alumnos de Adventia, en sus instalaciones del aeropuerto de Matacán. / Word

En una ceremonia que tuvo lugar ayer se ha procedido a la ‘Entrega de Alas’ a todos los pilotos que han superado los estudios

REDACCIÓN / WORDSalamanca

La Escuela de Pilotos Adventia, centro adscrito a la Universidad de Salamanca, ha celebrado ayer la ceremonia de Graduación de los alumnos del Grado en Piloto de Aviación Comercial y Operaciones Aéreas, que se imparte en sus instalaciones del aeropuerto de Matacán Salamanca.

Como apuntaron en el acto, comenzarán ahora «una apasionante carrera profesional que afrontan con el aval de la calidad de la formación que imparte Adventia, que mantiene como objetivo prioritario la excelencia en la formación de Pilotos de Transporte de Líneas Aéreas y otras disciplinas aeronáuticas».

Durante este evento, se ha destacado además el apoyo que presta la escuela para lograr su inserción laboral en el sector de las profesiones aeronáuticas, y más especialmente en el Transporte Aéreo Comercial. En la actualidad, nueve de cada diez alumnos recién titulados de Adventia ha encontrado trabajo durante el último año después de abandonar las aulas.

En su graduación, los alumnos han recibido su beca universitaria que pone fin a sus años de estudios en Adventia, una distinción que han recibido también profesionales en activo que han realizado el curso de Pasarela de adaptación al Grado. Asimismo, se ha procedido a la ‘Entrega de Alas’ a todos los pilotos que han superado los estudios para obtener su licencia de vuelo.

Un emotivo acto que ha contado con la presencia de representantes de civiles y militares como el subdelegado del Gobierno, Antonio Andrés Laso, el vicerrector de Promoción y Coordinación de la Universidad de Salamanca, Enrique Cabero, el teniente coronel jefe accidental de la Base Aérea de Matacán, Alberto Moya y el presidente de Confaes, Juan Manuel Gómez, además de representantes del ámbito aeronáutico como el presidente de Senasa, Pablo Fernández y el presidente del Sepla, Javier Gómez Barrero.

A continuación, se ha procedido a la entrega de ‘Alas de Oro’, la máxima distinción que otorga Adventia, al presidente de Senasa, Pablo Fernández, «por su confianza plena en la escuela en los primeros momentos, los más difíciles, del inicio del programa universitario cuando la Fundación Salamanca Progreso adquirió la Escuela».

Un aeropuerto vivo

El Consejo de Administración de Adventia ha querido reconocer así «su capacidad de trasladar hace cuatro años a su equipo la importancia que tenía para el sector público español que Salamanca contará con un aeropuerto vivo, más allá del tráfico de pasajeros, con una actividad aeronáutica de primer orden, logrando mantener un Centro de Mantenimiento Aeronáutico puntero que hoy se encarga de mantener nuestra flota de 15 aviones con una garantía de seguridad integral».

Tras concluir el acto, los alumnos ya graduados este curso procedieron a realizar el habitual ritual de lanzar su banda al aire junto a sus compañeros.

Fotos

Vídeos