La nueva estación de autobuses entrará en funcionamiento en el verano de 2019

Mañueco escucha las explicaciones del consejero de Fomento sobre las características del proyecto.
Mañueco escucha las explicaciones del consejero de Fomento sobre las características del proyecto. / MANUEL LAYA

La Junta licitará mañana las obras, que se han demorado por modificaciones normativas

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESALAMANCA

Nada más y nada menos que 2.006 páginas detallan y describen de forma pormenorizada, con todo lujo de detalles técnicos, las particulares características del anhelado proyecto de remodelación de la desfasada estación de autobuses de la capital salmantina.

La reforma de la terminal de transportes, que es una de las grandes asignaturas pendientes que arrastra la ciudad desde hace años, comenzó ayer a tomar forma. En una madrugadora reunión convocada de forma extraordinaria, los miembros de la comisión municipal de Fomento aprobaron en el Consistorio, con el voto favorable del PP, Ciudadanos y el PSOE –aunque este último grupo con matizaciones dado que sus ediles recordaron que votaron en contra en el último pleno– dicho proyecto. Unas horas después, el consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, estamparon sus rúbricas, con una nube de fotógrafos como testigos, en el convenio de colaboración que materializa la ejecución de las obras.

Datos

1975
Fue el año cuando se construyó la estación. En diciembre de 2014 fue transferida a la Junta.
4,9
Millones es el presupuesto fijado para sufragar las obras, de los que más de 4,4 millones los aportará laAdministración autonómica.
Reformas.
Los cambios afectarán fundamentalmente a la arquitectura, las dársenas y las instalaciones interiores.
Nuevo lucernario.
Es una de las grandes aportaciones. Se renovará la red de climatización, por equipos de biomasa, y el sistema de iluminación con lámparas LED.
45 líneas.
Son las que operan en la estación, de las cuales 20 son internacionales, 5 son nacionales y 20 autonómicas.

El ambicioso plan para transformar la anticuada estación de autobuses en una instalación moderna y acorde con el siglo XXI cuenta con un presupuesto de 4.953.580 euros, de los que la Junta aportará algo más de 4,4 millones y el Ayuntamiento los 500.000 euros restantes. Las obras supondrán una transformación integral de la infraestructura de transporte utilizando parámetros de modernidad y calidad.

La intervención cambiará completamente el aspecto y funcionalidad de la terminal de autobuses, construida hace 42 años, ajustándola a los nuevos estándares edificatorios con una plena adaptación en materia de movilidad reducida, una redistribución de espacios y usos, así como una mejora general de la confortabilidad, la habitabilidad, la eficiencia energética y los servicios. Supondrá, en definitiva, poner al servicio de la ciudadanía una infraestructura de transporte acorde a las actuales exigencias y necesidades de la sociedad salmantina, tal como coincidieron en resaltar Suárez-Quiñones y Mañueco.

Fomento también remodelará las terminales de Béjar y Ciudad Rodrigo

La Junta de Castilla y León será la encargada de ejecutar las obras de remodelación y gestionar posteriormente los servicios energéticos.

Los cambios afectarán básicamente a la arquitectura, las dársenas y las instalaciones interiores, en aspectos como la climatización, el saneamiento, el ahorro de energía eléctrica y los suministros. La remodelación también tendrá incidencia directa sobre la gestión integral de la propia estación, su control, la seguridad y los servicios de soporte tecnológico. De esta forma, el complejo de transportes lucirá un nuevo diseño institucional y corporativo, incorporará un nuevo lucernario, y se procederá a la sustitución de las cubiertas de las dársenas de fibrocemento.

El proyecto plantea también modificaciones en los flujos de tráfico que afectarán a la configuración del ‘parking’ de autobuses y de vehículos privados. Por último, se sustituirá la red de climatización, por equipos de biomasa, y se renovará el sistema de iluminación con la instalación de lámparas Led.

Es importante destacar la instalación de soportes de gestión, control e información de usuarios y tráfico, basada en componentes TIDS (Traveler Information Display Systems), mejoras en los sistemas de audio, y nuevos servicios TIC al servicio de la ciudadanía, con la habilitación de la red wifi y zonas de carga por USB.

El decidido impulso y la celeridad que las dos instituciones implicadas quieren dar al proyecto, después de años de esperas y demoras, se plasmará en el hecho de que la licitación de las obras se publicará mañana viernes en las páginas del Boletín Oficial de Castilla y León.

En principio, se prevén seis meses para la resolución del correspondiente concurso público y para la adjudicación del proyecto. A ellos habrá que sumar otros 18 meses, que será el tiempo real al que ascenderá la ejecución de los trabajos. Todo ello supondrá un plazo total de dos años, tal como reconoció Juan Carlos Suárez-Quiñones, por lo que la nueva terminal no podrá entrar en funcionamiento hasta el verano del año 2019, es decir, dentro de unos 24 meses.

El consejero de Fomento aclaró que los retrasos registrados en los últimos meses –las previsiones iniciales tanto de la Junta como del Consistorio salmantino eran que la nueva estación se inaugurara en el año 2018 coincidiendo con la conmemoración del VIII Centenario de la Universidad– obedecieron a modificaciones normativas, derivadas de las exigencias requeridas por la nueva normativa europea.

2,5 millones de viajeros

Actualmente los servicios de transporte que operan en esta estación de autobuses de Salamanca se corresponden con 45 líneas, de las cuales 20 son internacionales, 5 nacionales y 20 autonómicas, con más de 2.500.000 viajeros anuales. Está gestionada por la entidad mercantil Estación de Autobuses de Salamanca, S.L., en régimen de concesión por un plazo de 75 años, es decir, hasta 2050.

Fue construida en el año 1975 por la Administración del Estado que conservó su titularidad hasta diciembre de 2014, cuando fue transferida a la Comunidad de Castilla y León.

Esta actuación se enmarca en un ambicioso programa de modernización de las estaciones de viajeros de titularidad autonómica, que la Junta de Castilla y León ha iniciado en esta legislatura. En la provincia de Salamanca, una vez finalizados los trabajos en la terminal de viajeros de Peñaranda de Bracamonte, está previsto actuar también en las de Béjar y Ciudad Rodrigo, según adelantó ayer el consejero de Fomento en sus manifestaciones.

Fotos

Vídeos