El municipio se llena de cultura con la segunda edición de su Feria del Libro

El alcalde regaló a todos los libreros una publicación.
El alcalde regaló a todos los libreros una publicación. / Marjés
La Alberca

La animación corrió a cargo de un grupo de teatro y de la cuentacuentos La bruja lectora

MARIA JESÚS GUTIÉRREZLa Alberca

La Alberca acogió ayer la segunda edición de su Feria del Libro, un certamen que pretende promocionar la cultura en general y las letras en particular; y que, como destacó ayer el alcalde albercano, Miguel Ángel Luengo, nacía el año pasado con un afán de continuidad en el tiempo y como una forma de potenciar y dar a conocer a los escritores de la tierra, ya que ellos son parte importante de esta celebración, con la presentación de sus propias obras.

En el caso de ayer fue el escritor y poeta albercano José Luis Puerto el encargado de presentar en el teatro municipal su obra ‘Romancero de la Sierra de Francia’. Un acto que sirvió para promocionar no sólo esta obra, sino también otras del escritor, y que fue el colofón a una jornada en la que los libros fueron los protagonistas.Y es que la Plaza Mayor de La Alberca se llenó con los puestos de diferentes librerías no solo de la Sierra de Francia sino también de Salamanca, Ávila y Plasencia, en las que se podía encontrar todo tipo de libros, tanto infantiles como de adultos, de historia, de poesía..., de todos los géneros y de todas las características.

Libreros que recibieron, como regalo del Ayuntamiento, una publicación de José Luis Puerto sobre La Alberca, que todos ellos agradecieron al alcalde cuando éstos se lo fueron entregando por la tarde, antes de la presentación de José Luis Puerto.

Animación a la lectura

Pero si algo llamó la atención de los visitantes y de los vecinos de La Alberca fue la animación que hubo durante toda la mañana de mano de un pasacalles itinerante con un personaje como protagonista, Antónimo Roquefort, primo directo de Gerónimo Stilton, acompañado por su inseparable amigo Jean Fhilip Ratatui, montados en su coche oficial, que crearon situaciones cómicas interactuando con el público a través de números cómicos y animación; y en especial, que hicieron las delicias de los niños.

Los más pequeños, especialmente, también se lo pasaron a lo grande con La Bruja Lectora, quien con su música y sus cuentos atrajo su atención y consiguió llamar su atención.

«La animación a la lectura es uno de los objetivos de esta Feria del Libro», explicaba ayer a este periódico el alcalde, quien estaba muy satisfecho de cómo había transcurrido la jornada, pues la Plaza estuvo en todo momento llena desde que se inaugurase la feria con la presencia del diputado de la comarca, responsable de Turismo, Francisco Javier García, quien quiso arropar con su presencia a los miembros del Ayuntamiento tanto del equipo de Gobierno como de la oposición, que estuvieron en la apertura de este evento.

Fotos

Vídeos